martes, 31 de enero de 2012

Hace tiempo que no vomita pero cree que sigue siendo bulímica.

jueves, 26 de enero de 2012

Algo se muere en el alma...

Es tiempo de cierres.




Todo mi agradecimiento y cariño a esta publicación. Espero que todos los trabajadores se repongan sin muchas dificultades de este atropello que se excusa, como tantos, en la palabra crisis.
He sido muy feliz pensando que mi abuela podría haber leído alguno de mis textos allí publicados: Átame fue el primero.
Gracies



Átame
Si la dictadura de los sentíos apoderaba los sos impulsos  comprendía que tenía que s’exiliar a otru cuerpu onde’l rexente nun se dexara dominar pola pasión.
–Ye fácil que se nos vaiga de les manes –dicía-y arrodiyáu.
        Dominar garró sentíu pa ella como la venganza que s’amazcara de  xusticia. Munchos yeren los que suplicaben sufrila. ¿Qué facía  qu’imploraren los sos golpes más gafos?
        Nun-y interesaben aquéllos que se queríen redimir. Baxo’l so   desamparu namás quería a los que la xubieren a un altor onde-y   resultara imposible endilgar la llamuerga onde tantes veces tuvo        que bregar. Convirtiérase nuna salvaxe cegada pol odiu.
        Alimentaba a tolos sumisos qu’a la so puerta facíen una filera  enfotaos en pasar fame.
–Toi preparáu; empieza cuando quieras.
–Fadrélo cuando quiera, pedazu de mierda.
        Tapó-y los güeyos cola mesma venda que-y apretaba l’estómagu y,  mentes consumía’l tiempu echáu naquella estera tan probe, ella   abrió un periódicu onde lleó la cayida d’una dictadura    d’allalantrones. Nun pudo más que felicitase en tremenda   paradoxa por sentise miembru d’una especie en desaniciu non poco  poblada.
–¿Qué faes?
–Lleo.
–Compártilo conmigo, por favor.
–Nunca.
        Él calló porque la venda tapó-y tamién la boca.
        Nun yera la primer vez que-y pidíen que lleera daqué nes   sesiones. Hasta dalgún llegó a sacar dalgún llibro na sala;  pareció-y ve-y la Filosofía del salonín a un rapaz aspirante a   actor. Tamién el vieyu profesor sorprendióla con La crucifixón  rosa de Miller. Tenía que ser implacable. Nada de llectures. Cualquier amateur de la dominación lo sabe.
        Ella vivía nuna sociedá qu’a priori nada tenía que ver con   aquélles onde dictadores, amigos y amantes facíen lo que   queríen. Vivía lloñe de sitios onde cultura ye pecáu, onde muyer   ye demoniu, onde moneda ye paraísu, onde se llimpien con procuru  altares y onde llibertá ye quimera.
        Vivía lloñe d’aquello, pero vivía nuna casa a la que diba  cualquiera que, mirando les páxines de contactos del periódicu, la alcontrara baxo’l so nome artísticu: Ama Profesional.
        El xuegu de la perversión frente a la perversa realidá.

sábado, 21 de enero de 2012

¿Tienes hora?


No me siento el pulso.
Es como cuando escribía probando todas las sensaciones; sólo que entonces lo hacía con lápices.
Ahora es diferente pero es lo mismo. Sólo que tengo que mirar dos veces  la tecla; antes tenía que mirar dos veces, tres, cuatro...se me nubla, bloqueo, no sé lo que digo. Hoy tengo opciones, formatos, fuentes... la de dios; pero sigue siendo lo mismo. Nebulosa, niebla, confusión... Vuelta  a atrás y cada vez más difícil: Has tocado la tecla que no era y cómo lo deshaces, no has puesto una Hache o una tilde, te has colado y te la han colado...una mierda...pero siempre lo mismo. Los que me entienden, me entienden,aunque no escriba bien ni tenga talento. Porque, por desgracia, tengo sentimientos; aunque sean las 3 y doce.

miércoles, 18 de enero de 2012

Botella vacía de mensajes.


Ya sé quién es.
Es guapo, rubio, con barbucia, culto, un poco pedante, elegante, polémico, risueño, valiente y osado. Es pijo, pero bueno, me mirará con altivez y me dará por el culo, pero yo le sacaré de quicio y me vengaré. Ya sé que un día dije que no quería volver a luchar, pero...me divierte.
Yo sé quién es y él no me conoce ni me conocerá.
Nunca nos sentaremos en una terraza en invierno sólo porque yo quiero fumar, ni pelearemos por conducir, ni competiremos por ver quién termina primero un libro, ni nos daremos largos besos mirando el mar. Nunca sabrá de mis miedos ni yo me podré reír de los suyos. Nunca me mirará con ternura ni con deseo ni con desdén...Nunca conocerá a los míos, ni sentirá mi tierra, ni velará mis sueños...Nunca escribirá para mí ni me pedirá que me ponga un vestido. Nunca le quitaré el sueño ni le dejaré el aroma de mi piel. Nunca respiraremos juntos porque nunca es nunca.
No sé quién es aunque le escribo.

sábado, 14 de enero de 2012

Concisa


Ser la chica que a todos gusta no es empresa sencilla. Regalar sonrisas no supone un esfuerzo pero cansa, escuchar historias e historietas enriquece pero aburre, participar con opiniones ocurrentes se agradece pero irrita, dejarse querer pero no tocar excita pero sobreexcita, dejarse tocar pero no querer es la consecuencia de ser la chica que a todos gusta...

domingo, 8 de enero de 2012

Intento de...


Yo también lo intento.
ser musa de lo decadente
amiga de mí misma
compañera de la ansiedad
azote de la violencia
ser yo mi mismo límite, mientras te busco
diciéndote: eres el tío más guapo de este bar
y me vuelvo sola
mi vulva sola
ya no palpita
sólo tiembla
ante el miedo;
bendito movimiento.

Mierda

sábado, 7 de enero de 2012

De amor y definición.


Lo que se hace cuando se quiere, es lo que nos define.

Se preguntaba a cuántas personas había querido y cómo se había comportado con ellas. Se hacía esa pregunta en un intento por conocerse más. Pensaba también en sus conocidos o cercanos, sobre todo en aquellos a los que creía buenas personas; pasándolos por el tamiz de esa frase, podría darse cuenta de si estaba en lo cierto o no.

Pensaba por ejemplo en una mujer fuerte, valiosa, superviviente. Ella se creía enamorada, locamente enamorada. En su delirio cayó en una espiral de humillaciones, broncas constantes, dardos que tiran si no a matar, si a herir...Todo eso en nombre del amor verdadero y de la frustración por no poder retenerlo. Ella dice querer y yo la creo. Hace cosas horribles en nombre de ese querer, pero esas cosas la definen como lo que es: fuerte, valiosa y superviviente. También podría cambiar el objetivo de su amor y quererse un poco a más a ella misma.

Otro ejemplo, otra mujer. En este caso el amor por su madre la convirtió en una persona entregada, desinteresada, sensible al dolor ajeno y sabia. Sabia por aprender a su lado que la vida, con su paso inexorable, es dura. Cuidar a una madre no es sólo la reacción de un quid pro quo, es también el movimiento natural de personas que quieren como ella: de manera entregada, desinteresada, sensible al dolor ajeno y sabia.

Dos ejemplos que no sé si serán suficientes para ilustrar la afirmación que encabeza, porque también piensa en otras personas que quieren mucho pero sólo a unos. Una especie de selección natural a lo humano. Madres que sólo adoran a sus hijas olvidándose de padres, hermanos o amigos. Hombres que conocen a una mujer después de toda una vida vivida y se olvidan de querer a todos los que lo siguen queriendo tras esa vida vivida, amigos que desconocen la lealtad y se deslumbran con el último que llega...

Queda claro que lo que hacemos cuando queremos nos define tanto para bien como para mal. Podemos ser obsesivos, generosos, caprichosos, buenos o malos. También podemos aprender a querer si nos damos cuenta de que no lo estamos haciendo bien.