domingo, 12 de abril de 2015

Tras tres meses

Silencio institucional.
Mutismo del habla.
Garganta quebrada por la conciencia. 
Eco introvertido
poso de todo lo antes tragado.
Parálisis.
Vértigo.
Miedo, al final.