lunes, 23 de abril de 2012

Horror vacui



Me da miedo escribir la verdad y por eso no escribo.
Recuerdo textos desnudos llenos de verdad, la que se encierra en las palabras que sencillas, conmueven; en las historias que ni tuyas ni mías compartimos.

jueves, 19 de abril de 2012

Nihilismos



Ha esperado cuatro años su vuelta creyendo en la palabra que él rápidamente le dio. La primera noche le habló de amor, pronto le dijo que estaba locamente enamorado y más rápido aún quería dejarlo todo por ella.
 No tardó mucho en dejarla a ella que todavía hoy sigue esperándolo pensando en aquellas palabras mientras se desliza entre las sábanas tras haberse masturbado sola.
No se sabe qué es más mentira, si lo sigue esperando o si lo ha hecho sola.

miércoles, 4 de abril de 2012

Hartos


Madre e hijo. Dos salas unidas por la mitad a través de un pasillo horizontal. En la de la izquierda cuelgan expuestas las fotos de la madre y en la de la derecha aparece monumental la obra del hijo. Hasta ahora la descripción pretende ser objetiva, puro retrato de la disposición de las salas y de las obras. No será posible mantener el tono.
Madre parió a hijo con mucho esfuerzo y dolor y pese al paso de los años, no logra olvidarlo. Sus fotos lo representan; captura en secuencias momentos de los partos de distintos mamíferos de todos los continentes y especies. Da igual ser hembras o mujeres ; en esos instantes lo mismo es.
Hijo sufrió a madre desde siempre. Muy pronto se dio cuenta de que ella prefería el papel de hijo; no se atrevía a pensar que fuera que no valía para el de madre. Su obra representa una mujer. Se intuye su cuerpo en una escultura de barro con cabeza de hierro y vientre de mármol. Ocupa toda la sala en su verticalidad y contrasta la fragilidad y frialdad de los elementos.  Cogido de una mano lleva un esqueleto y de la otra un muñeco.
Artísticamente la muestra no parece tener mucho valor pero está cargada de simbolismo o éste parece ser el sentir general de los que allí se encuentran. Madre e hijo son artistas reconocidos de los que ha trascendido una mala relación. Parece que más que simbolismo lo que allí hubiera fuese sensacionalismo.
Madre se acerca a hijo y le pide salir a tomar café. Él le recuerda que están en la inauguración de su exposición, entonces ella se va sola. Se sienta en la terraza de una cafetería cercana, en una plaza, y enciende un cigarrillo. Siente que todo es un fraude: su vida, su hijo, su arte. Se ha desvirtuado todo. Llega el café y tampoco le gusta. Va a ser difícil remontar y sobreponerse a su estado de ánimo. Eso precisamente es lo que hace sufrir a hijo; que su madre sea inestable y que no pueda tener más certezas a su lado que ésa.
Y eso también le hace sufrir a ella.
Parece que la descripción no ha perdido el tono objetivo.