sábado, 29 de diciembre de 2018

Sé dónde está la belleza de las iglesias.
Conozco los archipiélagos de los mapas e
Intento conquistar las tierras de mi interior 
Aún sabiendo que agua soy.
Giro el globo,
Cierro los ojos,
Dejo el dedo caer y 
como una  bomba 
puede que destruya una iglesia.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Taksidi.


Desperté del sueño aún con el peso de la noche
Pero emprendo un viaje llamado día.
Me acompaño de lluvia
Silente a mi lado, y de
Luz callada que desafía mis ojos.
Suave brisa me hace desconfiar
De si sigo en el Norte que un día quise tomar.
Las estaciones se desdibujan en mi horizonte
Mientras el equilibrio lo mantiene la espuma en el mar.




miércoles, 26 de diciembre de 2018

Salut.

Dejar la tinta a un lado para
Escribir desnudas letras
Que marcan los surcos de tu piel
Tinteros vacíos derramándose  sobre blanco papel
Borrones de colores en blanco y negro y
Bocetos de alegrías venideras
Prólogos de lo que te acabé por decir.

sábado, 4 de junio de 2016

Vestirse de poesía.

Me gustaría ser cosas que no soy. Me gustaría ser cualquier cosa que no soy. Me gustaría ser cosa. 
Mudar la pluma, el pelo, la piel.
Dudar de la rima y la metáfora como si compararse pudieran.
Quitar la escayola que hace molde y moldear las lágrimas a tu medida.
Cautivarte, atraparte, subyugarte y hacer magia del amor en una cueva.
Escondernos detrás del volcán que somos
Y solo salir a bañarnos en las aguas que rompimos al nacer.

domingo, 29 de mayo de 2016

Mi querido diario:

¿Acaso será que ya se ha terminado? ¿He llegado a ese momento de vacío, del salto solitario? Miras al fondo y sientes la distancia insondable que hay entre la realidad y tú misma. El largo recorrido que se completa en apenas segundos y que se convierte en tubo caleidoscópico de toda tu vida. Bucle, tirabuzón, enredo y laberinto que te atrapa porque no sabes salir de él. Mezcla de jardines con hierbas altas que son sueño y angustia a la vez. Harta de subordinar o yuxtaponer, necesito el cambio de párrafo y la vuelta a la oración simple. Un telegrama que me recuerde que puedo empezar, que no hay por qué tener memoria residual, posos reveladores de verdad que obstruyen seguir el camino.
¿Acaso no será mejor mentirse? ¿Oír la música que no habla de mí, ni de ti? ¿Leer novelas que no dicen nada? ¿Ver esas pelis que solo provocan dormir? Escribir en lugares comunes y aceptar la sumisión a la mediocridad; a la mía.

viernes, 25 de marzo de 2016

Contractura.

He subido una montaña y me pesa el oxígeno en los hombros. No consigo librarme. Allá donde vaya siempre me encuentro ese aire cargado. Arriba o abajo. Cuando decidí morir creí que levitaría levedad; no ha sido así. Ahora me hundo en profunda fosa intentando recordar que no morí pero que lo haré. He bajado la montaña y me arrepiento de no haber chillado allí arriba, porque aquí abajo la voz cae en picado, se ahoga hacia dentro y estalla en mí. Rebota hueca. 

martes, 16 de febrero de 2016

Pleamar.

La inmediatez de un perro caza es lenta,
El rastro que deja tu mirada es huella
que araña una tierra barrida por la tormenta.
Mutilaciones del alma mecidas por la orilla
Y espuma que borra vestigios del mar.
Solitarios arrastran pasos de alas rotas
Sintiendo el peso muerto de la marea.
Pleamar.

lunes, 18 de enero de 2016

Desvelada.


No cree poder perdonarle a la vida que le haya ido robando la inocencia. Un robo prolongado en el tiempo es una estafa y superar ese fraude parece imposible. Se fija en fotos no tan viejas como aquellas otras que revisita buscando el llanto. Se fija en fotos de hace unos siete años...suficientes para que haya descubierto el robo. O quizás sea solo crecer. Ese proceso natural en ella se torna revelación de la verdad y lejos de ser descubrimiento celebrado se convierte en la triste certeza de la vida. Crecer e ir despojándose de todo hasta tocar hueso y darse cuenta de que todo ha sido una auténtica mierda. Y una mentira.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Casablanca.


Siempre he pedido decencia a todas aquellas personas que ocuparon un lugar en mi vida. Decencia para ellas y para mí. Decencia por lo que fue y no pudo haber sido. Respeto a aquello que ilusionó, se compartió, se conoció. Por eso mismo, no puedo olvidar en un cajón de esos que quedan a medio cerrar a este blog que tanto me ha acompañado y tanto he querido. Ha conocido mi incontinencia y mi silencio, mis claros y oscuros, todas mis contradicciones.
 En una vuelta que no llega a darse, giro.
Dudé del quid pro quo, sigo dudando; pero nunca dejará de gustarme el "no hago planes con tanta antelación" cuando le pregunta qué hará esta noche.
Queda esencialmente todo. Se ha ido tiempo.

domingo, 12 de abril de 2015

Tras tres meses

Silencio institucional.
Mutismo del habla.
Garganta quebrada por la conciencia. 
Eco introvertido
poso de todo lo antes tragado.
Parálisis.
Vértigo.
Miedo, al final.


sábado, 3 de enero de 2015

Silba

Solo suenan canciones desnudas dentro de mí,
Las quiero vestir de fino cachemire
Las quiero tocar con plumas sin tintar
Las quiero maquillar pero aún no desvelar porque
Son canciones desnudas dentro de mí.
 Las quiero abrigar con mi cuerpo al bailar
Las quiero cantar al sus letras borrar
Canciones desnudas que silban sirenas y suenan eco en los bosques.
Silban, suenan, resuenan, desnudas, sonidos, salidos, adiós...

sábado, 27 de diciembre de 2014

Por ende...


Dar los buenos días a tu tristeza no es rutina, es vida.
Llorar sin poder evitarlo ante el solo recuerdo no es melancolía, es amor.
Tener la certeza de que tu vida no tiene sentido porque ya lo tuvo, 
y eso es pretérito, del que pasó, 
es verdad; no excusa.
Ser cobarde puede ser una opción.
Escribir canciones que nadie canta es una banda sonora sorda y muda pero llena de un barullo casi arrullo.
Dar las buenas noches a tu tristeza no es rutina, es educación.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Muerte



Sin la mentira de la resurrección.
Muerte consciente, alma quebrada en sordo llanto,
Muda muerte y ciego cielo que ha dejado de cernirse en lluvia
Diluida la sangre y hecho polvo el amor
Esparcido cual ceniza en la urna que soy yo.
Hueco recipiente encerrado al vacío de su hermetismo
Agrietada córnea con que miró,
Humo de espejos añicos
Sollozo en sombra 
Tristeza que se asoma al balcón, otea, mira, no huye
Buenos días, tristeza.

 I

martes, 30 de septiembre de 2014

...



Siento el sonido del desencuentro
la pálida sombra que sola llora
fina figura del desamor.
Siento en el hambre sólo el mordisco
de quien ansía su buen sabor.
Siento que siento y que lo siento
siento pedir tanto perdón.
Siento salado el agudo intento
que como el rayo también partió,
músculos, cuerdas, anclajes patrios
que retenían una ilusión.