jueves, 27 de noviembre de 2014

Muerte



Sin la mentira de la resurrección.
Muerte consciente, alma quebrada en sordo llanto,
Muda muerte y ciego cielo que ha dejado de cernirse en lluvia
Diluida la sangre y hecho polvo el amor
Esparcido cual ceniza en la urna que soy yo.
Hueco recipiente encerrado al vacío de su hermetismo
Agrietada córnea con que miró,
Humo de espejos añicos
Sollozo en sombra 
Tristeza que se asoma al balcón, otea, mira, no huye
Buenos días, tristeza.

 I

martes, 30 de septiembre de 2014

...



Siento el sonido del desencuentro
la pálida sombra que sola llora
fina figura del desamor.
Siento en el hambre sólo el mordisco
de quien ansía su buen sabor.
Siento que siento y que lo siento
siento pedir tanto perdón.
Siento salado el agudo intento
que como el rayo también partió,
músculos, cuerdas, anclajes patrios
que retenían una ilusión.

lunes, 7 de julio de 2014

Valor. 7 de julio

Cuanto mejor lo quieres hacer, peor lo haces. El esfuerzo no sólo es un eufemismo antinatural sino que tampoco funciona. A la bailarina de cara esforzada pronto se le terminará la carrera y al corredor no se le admira a no ser que vuele sin esfuerzo. Los entrenamientos son necesarios para muchos al igual que al perro se le adiestra y lo agradece. Educar se confunde con adiestrar, adocenar y alinear; la educación no ha dado paso a la cortesía tampoco. Los principios se autoimponen naturalmente y las càrceles, de lo que estàn llenas, es de personas a las que a menudo se ha intentado educar con esfuerzo. Si no se puede, no se puede.
Empeñarse es fracasar a la larga.

miércoles, 25 de junio de 2014

Mentiras

Una terrible forma de soledad es la de la verdad. Cuando ésta se impone no puedes más que callarte ante su inmensidad. El mar es verdad y es soledad al igual que lo es mi vida. El silencio sólo roto por emociones y contradicciones. La frustración y la soledad a veces se cogen de la mano y te recuerdan que lo que tienes encima es un techo de cristal. 
Estoy a la deriva de un mar que me lleva en una fría corriente.
La felicidad se me antoja idiota en estos días de espuma.
La verdad aparece. Ya no me abofetea; es el abrazo de la soledad en el fondo del mar.

martes, 24 de junio de 2014

Sino estelas en la mar

(...) A no ser que tampoco hables contigo misma- le dijo su voz.
El diálogo entre su voz y su silencio era ya una lucha descarnada que había acabado con la confusión ganando. 

martes, 20 de mayo de 2014

Al sabor de una película: Habitación en Roma.

Prefiero que no hablemos de nosotras.
Una pretensión de adagio que se desnuda de prejuicios para vestirme de intimidad.

viernes, 16 de mayo de 2014

Al sabor de una película: Lolita

Pequeña y grandiosa. Manipulación de la manipulada y perversión loca que convierte en maldito cuanto toca. Triunfo y derrota de un techo de cristal llamado moral. Costumbre normalizada de una mediocridad que ata y aprisiona. Cárcel para el más tonto de los locos. Libertad vengativa de la maldad traumática. 

sábado, 12 de abril de 2014

Al sabor de una película: El lector.

El lector se convierte en la lectora. Ella y su cuadriculado carácter roto por la emoción de las letras. Ella y su recio temperamento quebrado en estremecimiento con el inicio de la Odisea. Ella y su vergüenza que torna en la mía. Su dificultad y mi facilidad y viceversa. Su incapacidad para la mecánica lectora y su destreza para la ejecución laboriosa de un trabajo, de una orden, de un cometido. Mi comprensión para la mujer, para la lectora y para la suicida. Mi llanto para su nulidad, su frialdad y mediocridad.
Elijo un fotograma:su mirada ante la primera vez. Porque es una película de primeras y últimas veces.

sábado, 5 de abril de 2014

Al sabor de una película..

Viendo a los tarados del nido del cuco en su rebelión y en su represión de largo pasillo abaldosado, oigo sus gritos resonando en eco en la bóveda pensada para ello que cubre el pasillo sinfín. Pese a odiar la subordinación larga cual pasillo de frenopàtico, no he podido evitar la frase anterior. ¿Cómo sino es el sufrimiento de un encierro en el que te manipulan, aíslan, anulan, alteran...
Veo el final y no sé sí río o lloro porque no sé si la libertad es la muerte o romper las cuerdas, pero siento el dolor de todo aquello que se plantea como solución.

domingo, 26 de enero de 2014

Redundar en las ciudades.

No pensaba que París esperaría por ella. Preveía su hundimiento antes que el de Venecia. Pisar sus puentes. La femme sur le pont. Abrirse en canal por sus canales. Redundar en las ciudades. Le esperaría en París y vencerían en Venecia. Pariría venciendo sus miedos a volar, tomando su mano, aferràndose a él. Él que le dice vuela conmigo, sólo conmigo a París y te reencontraré en Venecia. Ella  que no sabe qué teme más: si volar, si parir o los hundimientos. París.

viernes, 27 de diciembre de 2013

Aborto sagrado.




Cuando ningún regalo vale porque ni abarca ni alcanza a significar lo que quieres decir, decides escribir.  Le mandas postales desde lugares imaginados no sólo para saludarla sino para decirle que la quieres allí; en los lugares comunes y en los lugares míticos, en los que ya estuvisteis y en los que os quedan por estar, en todas las ocasiones...siempre. Mamá.

Cuando tienes la absoluta certeza de que el regalo es el tiempo desde que nos conocimos y los días que nos quedan...anillo de compromiso. Te regaló la palabra 'siempre'  aunque me gustaría regalarte la respuesta al 'cómo'.

Cuando te vuelvo a ver en mis sueños o en fotos robadas, me regalas el sentido de mi vida. Abuela.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Penalización del aborto.



No se trata de volver cuando una se ha ido; es renacer. Porque hablando de eufemismos "irse" fue morir, y "volver" es un camino largo ya iniciado por Ulises pero siendo una Penélope que teje sus propias entrañas.

jueves, 21 de febrero de 2013

Bajo manta.


A la miedosa niña del abrigo rojo le asustaba jugar al escondite; temía que no la encontraran. Ya desde entonces, perder le provocaba una mezcla de resignación y rabia. Se le quedó pequeño el abrigo y su madre le compró otro; fue entonces cuando empezó a esconderse ignorando que no era un juego. Tardó en comprarse ella misma sus propios abrigos bajo los que ocultarse.
Parece que ha llegado el calor...





sábado, 24 de noviembre de 2012

Papel pegado


Se alojaba en un hotel junto al mar. La habitación era moderna pero mantenía el papel de las paredes de una época pasada. Se acercó y con su frágil uña pero larga lo rascó. Bajo aquel papel de tonos irisados emergía otro. Volvió a rascarlo y bajo aquél, otro asomaba. Repitió la operación y ocurrió lo mismo: debajo del tercero se intuía un cuarto. Su uña iba almacenando los distintos fragmentos. No paró. hubo un quinto, un sexto y al fin tocó pared. Ahí se afanó y clavó sus otras tres uñas. Sus dedos se movían rápidos despejando todo resto de papel. Quería encontrarlo, descubrirlo. Pasados unos minutos, había horadado parte de la pared; sus uñas estaban rotas y respiraba ansiosa. Acercó su cara al agujero; primero su oído, luego su ojo derecho y finalmente su boca. Entonces recibió la humedad en sus labios.Sin apenas reparar en ello se encontraba allí pegada. Pegada. Dejó correr el tiempo sin prisa por apurarlo y cuando se sintió desvanecer notó que el agujero donde se acomodaban sus labios se iba cerrando. Se apartó bruscamente y lo que había sido humedad se convirtió en sequedad. Sus labios se agrietaron como si se hubieran convertido en pared. Se llevó la mano a la boca y la piel se había convertido en papel. Papel pegado.