sábado, 24 de noviembre de 2012

Papel pegado


Se alojaba en un hotel junto al mar. La habitación era moderna pero mantenía el papel de las paredes de una época pasada. Se acercó y con su frágil uña pero larga lo rascó. Bajo aquel papel de tonos irisados emergía otro. Volvió a rascarlo y bajo aquél, otro asomaba. Repitió la operación y ocurrió lo mismo: debajo del tercero se intuía un cuarto. Su uña iba almacenando los distintos fragmentos. No paró. hubo un quinto, un sexto y al fin tocó pared. Ahí se afanó y clavó sus otras tres uñas. Sus dedos se movían rápidos despejando todo resto de papel. Quería encontrarlo, descubrirlo. Pasados unos minutos, había horadado parte de la pared; sus uñas estaban rotas y respiraba ansiosa. Acercó su cara al agujero; primero su oído, luego su ojo derecho y finalmente su boca. Entonces recibió la humedad en sus labios.Sin apenas reparar en ello se encontraba allí pegada. Pegada. Dejó correr el tiempo sin prisa por apurarlo y cuando se sintió desvanecer notó que el agujero donde se acomodaban sus labios se iba cerrando. Se apartó bruscamente y lo que había sido humedad se convirtió en sequedad. Sus labios se agrietaron como si se hubieran convertido en pared. Se llevó la mano a la boca y la piel se había convertido en papel. Papel pegado.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Cocinando un bollo.


Corre tras su personalidad. Se ha convertido en la sombra que persigue a la que era. Un espectro sin peso específico al que todos menean pensando en su ligera levedad. Creen que no duelen y marean las vueltas que le dan; es como esas piñatas de los niños, a las que golpean y mueven hasta que se rompen explotando. Cuando ella explote, ¿quién sabe lo que saldrá? ¿Su personalidad, por fin?
Cuando le preguntan su nombre, responde siempre muy bajito: Lina. Tiene que acabar diciendo : Soy Lina. Es toda una declaración de intenciones ese "soy Lina" que ni ella misma parece creerse. Todos luchan porque ella se crea que vale mucho y no quieren que se conforme con nada. Lo que realmente quieren es que sólo se quede con ellos y descarte al resto. Ella piensa que por qué no se callarán y se limitarán a quererla en silencio.
Lina corre tras su personalidad porque evoluciona y cambia. No es un compartimento estanco e inmutable. Es un cajón de sastre que abre y deja a los demás que también abran y guarden dentro aquello que quieran. Siguen sin apreciar que es ésa su auténtica personalidad.

sábado, 27 de octubre de 2012

Vacías salas de espera.



Ya no quedaban mujeres en la sala, habían salido todas. Sólo una niña permanecía inmóvil enroscada entre los brazos de su abuela. Se habían ido las medianías que no dicen nada. Permanecía lo que habitaba dentro de ella: la niña y la abuela sin transiciones impostadas.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Detrás de mí vuelvo a estar yo.


Lleva todo el día esperando mis palabras y yo cobarde, me escondo porque no sé qué decir. No le puedes decir "miedo" a un valiente, ni "angustia" al que no es ocioso; no le puedes decir la verdad a quien te dice que te quiere.

martes, 16 de octubre de 2012

Serena Sirena


¿Una sexualidad satisfecha es una sexualidad muerta?



domingo, 7 de octubre de 2012

Ovillo de sombras



Espera que se haga de día mientras vive haciéndose noche. Es ella la que quiere hacerse luz y en su intento tira hasta las sábanas negras que la envuelven y atrapan noches oscuras de amaneceres inciertos. No es su sombra...es sombra lo que la persigue.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Salmodia


Ahogándose siempre entre su llanto y sus apneas consiguió sobrevivir bajo el agua la sirena.
Aguas turbias que idiotizan su cola, envenenan sus sentidos y ensordecen su canto en una letanía que sólo ella oye...enloquecida.

martes, 4 de septiembre de 2012

Reserva profunda

wwwambrosecomtumblr:

Negawa (Shinya Arimoto,2012)

Desde que sintió aquello en su interior no despegó las manos de su vientre apenas. Se sentía imantada; tal era la fuerte atracción. Las colocaba mientas percibía los latidos de su corazón chocando contra las paredes de su tripa, incesantes. Sus manos subían y bajaban al compás de su agitación.  No era una vida lo que palpitaba en sus adentros sino un desasosiego albergado por sus propias entrañas.

sábado, 25 de agosto de 2012

Deriva continental


La idea de algo creciendo dentro hace que sienta la vida palpitante...ella que siempre habló de la vida como si de un tercero se tratara. Da igual ese algo: una idea que bulle en la cabeza, un tumor que crece en el estómago, una bacteria que se instala en tu interior o una vida que comienza dentro de ti.
Ser consciente de su capacidad para albergar la humanizó y la puso en contacto con la parte más prosaica de la vida. Ella que hasta ese momento pensaba que sólo acogía entrañas llenas de nervios y sentimientos y que eso era lo peor que le podía pasar. Estar llena de algo que tiene su propio movimiento y que sientes cada vez que se mueve hace que se sienta recipiente; continente a la deriva.

viernes, 24 de agosto de 2012

Otro 24 de agosto.

Mona Lisa

                                                                                                                  Yasumasa Morimura.


Es su cumpleaños y no recibe llamadas de quienes la quieren sino que van apareciendo cartas escritas por aquellos que la habían dejado de llamar.
La primera apareció de madrugada, por aquello de los hemisferios, conos o polos. Ella leía el último de Murakami mientras pensaba en el oficio de escritor y en la importancia del traductor. Sopló un leve suspiro de aire bajo la puerta y apareció la carta. Era de un argentino al que la unió un romance de verano. Ella pensó de forma atemporal o "aestacional" y él migró como esas aves que siempre vuelan buscando veranos. En la carta la llamaba ingenua; le decía que vivía idealizando las realidades y que por muchos cumpleaños que pasaran seguiría siendo una niña. Ella arrugó el papel e hizo canasta con él en el cubo de la basura.
Se acostó y al despertarse su cama estaba cubierta por un manto de folios. Eran más cartas. Reconoció la letra de una que fuera amiga a la que conoció estudiando y que gracias a esa letra grande y legible pudo copiar en un examen. No se conocían más que de vista y aquel día se sentó delante de ella en el aula de exámenes. Quería conocerla y por eso la dejó copiar. En la carta le reprochaba su falta de reciprocidad. Desdeñó la carta como desdeñaba también la idea de "te doy en la misma medida que me das". Con lo bonito que sonaba Quid pro quo...y lo poco que creía ya en ello.
Casi todas eran de antiguos amigos o amores extintos y se repetía la misma idea; no sabía mantener ni corresponder.
Buscó entre aquel lío de papel la carta de su abuela; la única en la que no habría reproches ni falta de comprensión. Era el tercer cumpleaños sin ella que se fue un invierno. Buscó y buscó tirando todo aquel amasijo de papeles carentes de verdad. No estaba. Recordó que no escribía, ni hablaba...sólo la miraba y se aferraba a su mano. Deseó sentir ese tacto, esa piel, su olor...pero sólo se vio envuelta por las palabras de quienes la habían dejado de llamar.
Tiene la certeza de que sobran las palabras.

domingo, 12 de agosto de 2012

Jamais.


Ha decidido dejar de ser una de esas mujeres que lloran haciendo el amor. Sinosuke debe conocer su turgencia, saber de su sensualidad y disfrutar de todo ello mientras abraza y es abrazada sobre él. Nunca más se dejará aplastar por un cuerpo. Ha llegado el momento de zanjar las ficciones y los disimulos. No queriendo  mostrar su vulnerabilidad se iba haciendo cada vez más vulnerable; hacer el amor no es dañarse, no es herirse, no es vengarse...

miércoles, 8 de agosto de 2012

Profundas penetraciones.


He oído que muchas mujeres lloran haciendo el amor.
Sinosuke lo había hecho siempre; unas veces por dolor, otras por decepción, recuerdos, frustraciones inseguridades...alguna vez lo hacía desbordada por las emociones o descontrolada por el miedo. También llegó a utilizar las lágrimas como excusa para parar...
Ayer lloró porque notó que él estaba tocando un lugar al que nadie accedía: su interior.

sábado, 4 de agosto de 2012

Hundir la flota.

No levanto la mirada porque quiero disimular que vuelvo a ser amante.
Hundo mi mano en el engaño de mi cuerpo intentando sacarme un corazón que se conforma con palabras.
Consuelo las ausencias de mi piel con perfumes y maquillo mis labios rojos sustituyendo el beso no dado.
Ahogo los dedos en el líquido ora amargo ora dulce que mana de mí y que le recuerda...
Recuerdos que son rémoras cuando estoy sola que es siempre; incluso cuando él dice estar cerca o pegado a mí.
Salgo a la calle y me apetece pedir besos que hablen cuando sean dados; que digan: me da igual a quién besar pero quítame esta ansiedad...
Vuelvo a la casa a desnudarme, a bajar la mirada y a hundir las manos en lo que me queda de él: mi cuerpo.

viernes, 3 de agosto de 2012

Todavía siento tu caricia dentro de mí.

Me encanta cómo sientes.


                                                                     Nathalie Daoust.

domingo, 29 de julio de 2012

Mares insondables


                                            Ricardo Imbern

Una travesía en barco por los mares del sur supuso la evocación perfecta para un sueño desnudo.
Aquella noche se acostó con la esperanza vana de que las pesadillas marinas de grandes olas no acudieran a bañarla. A la mañana siguiente amaneció empapada. Se levantó de la cama dejando tras de sí una estela líquida de ilusiones desvaídas.
 Es lo que ocurre con el sexo que rezuma humedad en noches solitarias de verano.

martes, 17 de julio de 2012

De mutaciones...


Puede pasar por bicho siendo una mujer. Se esconde bajo una piel de lagarto. Le ha salido una coraza natural que no sabe si es para protegerla o para fastidiarla. Está mutando de mujer a reptil. Ha empezado a salirle por el hombro derecho: primero se puso rojo, parecía quemado. Después su piel suave comenzó a volverse rugosa y de rojo pasó a colorado. Más tarde toda la piel se cubrió de postilla; una especie de costra que de rojo a colorado derivó a granate. No tardó mucho tiempo en taparle toda la espalda y en cubrirle del mismo modo su ánimo. Sigue dudando de si le ha salido para potegerla o para fastidiarla.

domingo, 8 de julio de 2012

Comodidades incómodas.


Sólo una tonta se emociona así.
Esa mañana se levantó con el ánimo bajo. Alguien le estaba haciendo de espejo y el reflejo no le gustaba nada.
Cuando una puede llegar a ser y se queda en estar.

domingo, 1 de julio de 2012

Maldito Nevado Ruiz.


Erupción del volcán Nevado Ruiz.
Lejos de ser esto una crónica se convierte en la expresión de unos sentimientos.
Colombia llevaba el nombre de la tierra de su madre. Era una morena de pelo largo indio y ojos rasgados que llamaba la atención por su gesto, siempre serio. Había quien llegaba a pensar que tenía los dientes podres y por eso nunca sonreía. Ella creía que lo que tenía podre era el alma.
Colombia amaneció aquel día nevada y sus nieves serían perpetuas. El hielo cubriría el calor de su piel para siempre y ni el más intenso de los orgasmos lograría deshacer el frío que la envuelve. Nada tiene que ver con el estado de su alma ni con la pinta de sus dientes.
 Colombia utiliza sus dientes para morderse el alma.
Sólo su sangre palpitante logra manchar el nevado de su piel...que no se derrite; llora.

domingo, 24 de junio de 2012

Más sonrisas que lágrimas.



La humillación es un arma eficaz para todos pero que sólo usan los que la saben usar. El protagonista de hoy debería ser un hombre, saliéndose de lo que es habitual por aquí, pero vuelve a ser una mujer. La razón es que es más fuerte lo que ella siente al ser o intentar ser humillada que lo experimentado por él mientras lo hacía.
 A él le vamos a presuponer cierto sentimiento de superioridad y de poder al ver la cara de ella, silenciosa en un rictus de pasmo, pero sobretodo viendo la iniciativa de ella, la de querer aclarar lo ocurrido. Poniendo en antecedentes, diré que pensó que ella se estaba riendo de él. Los carentes de sentido del humor suelen entender que las risas de los demás siempre están provocadas por ellos, no entendiendo luego que si bien ellos las provocan no son siempre el motivo de las mismas. Hasta aquí todo está claro. Ella se ríe, él se ofende, ella acude a aclararlo y él la humilla.
Supongo que todos pensaremos ahora que es un gilipollas.
Bien pensado: lo es.
Hablemos de ella de la que también podríamos pensar que es gilipollas por varios motivos. El primero es que deje que le afecte la reacción de un burro. El segundo que no discrimine dónde se puede bromear y con quién. El tercero que no gane en el fragor de la batalla. El cuarto que haya llorado en vez de seguir riéndose

miércoles, 20 de junio de 2012

Pariendo chorradas.



Hoy se ha dado cuenta de que sería una buena madre y de que quizás tener un hijo sea la única manera de no volver a sentirse ni sola ni desarraigada. Están tan vistos todos sus pensamientos y tan manidas todas sus crisis...Es tan previsible que tropieza con la misma piedra que tantos antes lo han hecho.

Es tan tópica que tendrá un hijo y luego una depresión postparto.

jueves, 14 de junio de 2012

Question tag.


¿Cuánto tiempo hace que no escribe de amor? El mismo que no lo siente.
¿Puede escribir algo que no sienta? No, por eso admira a los escritores; sobre todo a los de ficción.
¿Cómo definiría su obra? Una mentira frente a la verdad más absoluta.
¿Cree que le puede importar a alguien? ....
¿Está dispuesta a mostrar su alma? sí y sólo así.
¿Va a arriesgarse alguna vez? ...
Odia que la lleven a límites aunque sabe que si no es así, no va...y luego le gustan tanto...

lunes, 11 de junio de 2012

Programas sin audiencia.



 Cuando empezó a interesarse por la Literatura apreció enseguida cómo la fugacidad del tiempo y su paso obsesionaba a muchos autores convirtiéndose incluso en motivo de su obra. A ella le parecía llamativo pero no llegaba a entenderlo; también es verdad que cuenta que era de las que quería cumplir años para ir obteniendo lo que creía libertades. Dice que ahora es ella la que empieza a obsesionarse con eso de la fugacidad y más cuando piensa que ha programado su vida para vivir muchos años. No sabe si es por el ejemplo de casa donde ha convivido y coincidido con seres longevos con los que se ha encontrado muy cómoda; no obstante cuando era pequeña siempre le decían que era como una "vieyuca" o como una "paisanina"...
El caso es que su tempo es lento pese a que no siente haberlo desaprovechado. Es como aquello de que "hay un tiempo para todo" y ella respeta los suyos. El problema es que no se los respeten, que la enfermedad no lo haga o que la fortuna se convierta en infortunio. Si se muriese o enfermase ahora piensa que hay muchas cosas que todavía no ha hecho. Le pregunté por una y me dijo: enamorarme.
Nos reimos; sabemos que son tonterías. Pero ella insiste en que ha programado su vida para vivir muchos años y que eso es una inconsciencia más.
 No ve solución

sábado, 26 de mayo de 2012

Recursos basados en el contraste


Sueñan las estrellas y la luna me pregunta si comprendo sus sueños.
Cuando una mira al cielo es lo mismo que cuando mira al suelo; quizás suene más poético, onírico, quimérico. Más de lo mismo, pero de distinta forma. Parece que mirar al suelo es de perdedores y arriba de ganadores.
Una colilla yace yerta al lado de mis pies cuando alguien me dice que levante la mirada. Nadie me pregunta qué sueños se esconden en el humo que boquea extinto.

domingo, 6 de mayo de 2012

Irene



Gracias mamá, por cortarme unas alas que me harían conocer infiernos.
Gracias mamá, por parirme sola.
Gracias por encantarte todo lo que no te gusta de mí,
Y por darme tierra que huele a ella.
Gracias por cobijarme en la sombra
y porque crezcan en mí historias que nunca me aburren.
Gracias por darme horizonte
y raíces que se aferran al sentimiento.
Gracias por nuestras soledades
llenas de almohadas empapadas,
por recoger mis furtivas lágrimas
y tocar todos los instrumentos de esta banda sinfónica.
Gracias mamá, por tu lecho de quimeras
por tus risas inocentes
por tus broncas preocupadas.
Por tus ojos chinos que me miran de verdad
y por tus manos calientes que calman mi piel.
Gracias mamá, por hacer que mi corazón chille callado
y por lanzarme a correr maratones asmáticas.
Por obligarme a mirar las lunas llenas
y explicarme que vivimos en los eclipses.
Gracias por no leer lo que me descubre
y por esconderte a escribir diarios secretos a la vista, no a mi mano.
Gracias por ser buena como ella
y por empujame a que la quiera más que a nadie.
Gracias por no darme hermanos
y por aguantar que todavía los quiera...
Por ese helado que comimos hoy
mientras juntas seguimos solas.
Por la lucha, por el amor, por las cuestiones...
por mi abuela
por su casa
por tus huesos casi rotos de sostenernos
y por tu alma que lo llena todo, de amor, de paz, de madre

lunes, 23 de abril de 2012

Horror vacui



Me da miedo escribir la verdad y por eso no escribo.
Recuerdo textos desnudos llenos de verdad, la que se encierra en las palabras que sencillas, conmueven; en las historias que ni tuyas ni mías compartimos.

jueves, 19 de abril de 2012

Nihilismos



Ha esperado cuatro años su vuelta creyendo en la palabra que él rápidamente le dio. La primera noche le habló de amor, pronto le dijo que estaba locamente enamorado y más rápido aún quería dejarlo todo por ella.
 No tardó mucho en dejarla a ella que todavía hoy sigue esperándolo pensando en aquellas palabras mientras se desliza entre las sábanas tras haberse masturbado sola.
No se sabe qué es más mentira, si lo sigue esperando o si lo ha hecho sola.

miércoles, 4 de abril de 2012

Hartos


Madre e hijo. Dos salas unidas por la mitad a través de un pasillo horizontal. En la de la izquierda cuelgan expuestas las fotos de la madre y en la de la derecha aparece monumental la obra del hijo. Hasta ahora la descripción pretende ser objetiva, puro retrato de la disposición de las salas y de las obras. No será posible mantener el tono.
Madre parió a hijo con mucho esfuerzo y dolor y pese al paso de los años, no logra olvidarlo. Sus fotos lo representan; captura en secuencias momentos de los partos de distintos mamíferos de todos los continentes y especies. Da igual ser hembras o mujeres ; en esos instantes lo mismo es.
Hijo sufrió a madre desde siempre. Muy pronto se dio cuenta de que ella prefería el papel de hijo; no se atrevía a pensar que fuera que no valía para el de madre. Su obra representa una mujer. Se intuye su cuerpo en una escultura de barro con cabeza de hierro y vientre de mármol. Ocupa toda la sala en su verticalidad y contrasta la fragilidad y frialdad de los elementos.  Cogido de una mano lleva un esqueleto y de la otra un muñeco.
Artísticamente la muestra no parece tener mucho valor pero está cargada de simbolismo o éste parece ser el sentir general de los que allí se encuentran. Madre e hijo son artistas reconocidos de los que ha trascendido una mala relación. Parece que más que simbolismo lo que allí hubiera fuese sensacionalismo.
Madre se acerca a hijo y le pide salir a tomar café. Él le recuerda que están en la inauguración de su exposición, entonces ella se va sola. Se sienta en la terraza de una cafetería cercana, en una plaza, y enciende un cigarrillo. Siente que todo es un fraude: su vida, su hijo, su arte. Se ha desvirtuado todo. Llega el café y tampoco le gusta. Va a ser difícil remontar y sobreponerse a su estado de ánimo. Eso precisamente es lo que hace sufrir a hijo; que su madre sea inestable y que no pueda tener más certezas a su lado que ésa.
Y eso también le hace sufrir a ella.
Parece que la descripción no ha perdido el tono objetivo.

sábado, 24 de marzo de 2012

Patata




                                                                                             Leonard Nimoy


Cuando le llegó la hora de elegir oficio, María Petro se decantó por la tienda fotos. Era además droguería y la dueña pensó que además de encargarse del revelado también podía ocuparse del mostrador de vez en cuando; sería una pena desperdiciar un rostro tan bonito. Pronto María Petro empezó a odiar a la gente; no sólo a los que acudían a la tienda en busca de pequeñeces que describían durante horas, sino también a los que salían en las fotos. Con ropa o desnudos, en la playa o en el campo, todos parecían mostrar lo mismo. Veía cinismo en las caras de las fotos y también en las del mostrador de la droguería.
Un día entró una mujer joven. Era guapa, fina. Tenía una belleza sutil; tenía sutileza. Le entregó una vieja cámara de fotos, barata. María Petro sacó el carrete y le preguntó por su nombre para rellenar la ficha. La notó azorada y enseguida supo que escondía algo que querría gritar. Pensó que sería una historia de amantes; estaba harta de  verlas, pero al rato desechó la idea. Era demasiado obvio, y aquella mujer joven era sutil, nunca obvia. Le dijo que se llamaba Clara, le preguntó qué más: López, Clara López...y deseó que se fuese rápido para revelar no el carrete sino su secreto.
El secreto de Clara no fue desvelado con las fotos. En ellas aparecían rostros de mujeres ancianas. Parecía que el objetivo se había fijado sólamente en sus miradas que lejos del cinismo presente en todas las fotos reveladas hasta ese día, mostraban verdad.
Eran dos mujeres jóvenes que parecían buscar lo mismo.
Clara nunca fue por las fotos. María Petro las colgó tiempo después en la pared de su cuarto. Un día, una noche, se despertó angustiada y miró uno de aquellos rostros. No sabe si fue en el duerme vela pero como si del retrato de Dorian Gray se tratara la senectud había dado paso a la nada. Eran fotos vacías. Sentada en la cama quiso comprender el secreto que allí se encerraba y descubrió que el problema de no ver nada radicaba en la forma en la que ella miraba. Cuando se tranquilizó y volvió la vista, allí estaban. Parecían más tristes pero supo ya que era por cómo las miraba.
Siguió revelando fotos en la droguería, siguió viendo cinismo en las sonrisas forzadas.
 Siguió odiando a aquéllos que posan ante la cámara.

domingo, 18 de marzo de 2012

Tarde de sanatorio.


                                                                                                 Shinya Arimoto

Camina sin pensar en los pasos que da pero mientras camina piensa sin parar.
Piensa en su vida de mujer vivida con deseos infantiles sino púberes. A los deseos infantiles los llaman caprichos y a los adolescentes, fantasías. Le gustan las dos palabras y se le antojan antojos. No puede permitirse ni caprichos ni fantasía en su vida. Camina sin pensar en los pasos que da pese a que sabe exactamente cuántos puede dar. No piensa en eso porque es algo que le da seguridad: un número exacto e invariable; inmutable en su paseo vespertino, el mismo en el matutino. No deja de pasear ni bajo la lluvia ni con el sol. No se cubre ni con paraguas ni con visera. Ha asumido dónde está aunque le siga sorprendiendo por qué. No entiende por qué se encierran las emociones y se censura su exposición. No es menos feliz que antes: sólo pasa un tiempo intentando dejar de ser quién es. Y mientras pasea por la rutina diaria recuerda que lo otro, el otro mundo, tampoco era tan distinto a éste; había más disimulo aunque aparentemente más libertad. Una paradoja más.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Shinya Arimoto.



Había escrito algo que se borró y ya no puedo recordarlo pese a que sé cómo lo escribió. Decía que a los locos los llaman loquitos, que gustan y que muchas los protegen porque en su tara encuentran ternura, debilidad y sustento mientras que a las locas las rehuyen traspasados por sus impulsos. Algo así decía esa loca linda que apabulla y que lo da todo. No la alcanzan pese a que la rozan. Y sola  se divierte aunque sepa que asusta porque no se puede controlar; no la pueden controlar. Era mucho más bonito lo que había escrito, pero se fue. Yo lo leí y me reí. Tú la ves, desafiante.

martes, 6 de marzo de 2012

DiscorDante.



Los que tienen ya una edad sabrán que la ilusión es algo que viene y va. Ella en vez de entender esto como ley natural, lo siente como triste felonía.
Se siente traicionada por algo que está por encima de las personas y que es su propia naturaleza. Creía conocerse a ella y a sus límites, pensaba conocer toda la teoría acerca de sus comportamientos, pero se ha visto sorprendida por una traición, la de su propia naturaleza.
De natural ella es creativa, y eso es algo que marca todo lo demás. Sus malicias fruto de eso son, de una mente rápida que habla más rápido que la boca.
 Se ha inventado vidas: las que le gustaría vivir, las que no soporta (para conocerlas), las que ha envidiado...Si existir es la versión cutre de ser y de estar, ella no existe.
Hoy me la he encontrado estando y siendo. Asomaba de su bolso La Divina Comedia. Pensé que sería un truco; algo impostado que busca crear efecto. Decidí espiarla. Observé que esperaba a alguien en las proximidades de una iglesia. Pasado poco tiempo, vi sus ojos turbarse al tiempo que echaba mano al libro que antes asomaba. Fue como una contraseña que activó su paso y que hizo que él la siguiera. Me extrañó la seguridad de sus pasos. Tuve que aminorar mi marcha si no quería alcanzarlos. Un pájaro espino sobrevoló mi mente. De ella esperaría que pudiera dar catequesis al cura y poesía al feligrés.
 Los perdí de vista pero ahora sé que en ella la ilusión va y viene  porque es y está.

domingo, 26 de febrero de 2012

Batirse en duelo con una misma.

Febrero ha sido un mes sin poesía. Ya enero lo prologó sin letras. Diciembre tuvo cierto espíritu y los tres anteriores fueron el primer trimestre. No parece estar siendo un buen curso para las chicas sin talento.
Ella era de las que tenía más que un talento, una especialidad; era especialista en disparar dardos. No entendía si eso suponía un control absoluto de las palabras o un descontrol absurdo de las mismas. Palabras que parecen elegidas al azar, que no parecen contener una gran carga semántica o emotiva pero que salen disparadas por el impulso y acaban impactando en los límites de los demás.
Ya se sabía de lo mucho que le gustaba provocar; algunos pensábamos que era sólo una cuestión estética, una actitud posada e impostada. Ahora quizás haya que pensar que va más allá. Provoca, agita, molesta y a veces se plantea si no será mejor callarse.
La he visto disparar sus dardos. Lo hace con un brillo en la mirada que demuestra que se divierte; sus ojos parecen sonreír mientras su boca arroja con aparente inocencia palabras que luego la harán sufrir. Porque su talento ahí radica, en un disparo tan eficaz que no sólo impacta en uno sino que se revierte y vuelve siempre contra ella. Una vez más da sentido al refranero matando dos pájaros de un tiro. Lástima que uno sea ella.

sábado, 11 de febrero de 2012

Súper Araki


qué emoción!
unas bragas que en el culo tienen volantes y por delante cuadritos escoceses. No es una pervesión; es algo estético, raya con lo ético porque conmociona.
Y qué es el arte si no la conmoción o emoción o sensación. Es siempre agudo, trasnochado e imaginado. Está en mi cabeza que no entiende de relojes pero sí conoce las horas. Obsesionan. El sueño, el ritmo y el descanso. Los fármacos, el enganche y la adrenalina. Quería bailar y acabo escribiendo lo que no digo.

domingo, 5 de febrero de 2012

Carnaval, carnaval...



Ha llegado la oscuridad, el frío, la lluvia pero no la melancolía. Dentro de ella aparece más miedo y soledad y siente que se va llenando de angustia sin dejar hueco a esperanzas vanas. Es alegre pese a todo; quizás por los demás, pero sin disimulo. No sabe impostar. Utiliza la ropa como disfraz y en carnaval se queda en casa. Cuando la invitan a fiestas de disfraces, no va. Creen que es aburrida o sosa o tímida pero lo que es realmente es reprimida. Sabe que detrás de un personaje daría rienda suelta a comportarse como una salvaje. El de japonesa le gustaría para diario, el de esquimal para los fines de semana, el de hawaina para el verano, charlestón para bailar, payaso para ir a trabajar, cleopatra para ligar...desnuda es como menos se la puede ver porque ha llegado la oscuridad, el frío y la lluvia, pero no la melancolía.

martes, 31 de enero de 2012

Hace tiempo que no vomita pero cree que sigue siendo bulímica.

jueves, 26 de enero de 2012

Algo se muere en el alma...

Es tiempo de cierres.




Todo mi agradecimiento y cariño a esta publicación. Espero que todos los trabajadores se repongan sin muchas dificultades de este atropello que se excusa, como tantos, en la palabra crisis.
He sido muy feliz pensando que mi abuela podría haber leído alguno de mis textos allí publicados: Átame fue el primero.
Gracies



Átame
Si la dictadura de los sentíos apoderaba los sos impulsos  comprendía que tenía que s’exiliar a otru cuerpu onde’l rexente nun se dexara dominar pola pasión.
–Ye fácil que se nos vaiga de les manes –dicía-y arrodiyáu.
        Dominar garró sentíu pa ella como la venganza que s’amazcara de  xusticia. Munchos yeren los que suplicaben sufrila. ¿Qué facía  qu’imploraren los sos golpes más gafos?
        Nun-y interesaben aquéllos que se queríen redimir. Baxo’l so   desamparu namás quería a los que la xubieren a un altor onde-y   resultara imposible endilgar la llamuerga onde tantes veces tuvo        que bregar. Convirtiérase nuna salvaxe cegada pol odiu.
        Alimentaba a tolos sumisos qu’a la so puerta facíen una filera  enfotaos en pasar fame.
–Toi preparáu; empieza cuando quieras.
–Fadrélo cuando quiera, pedazu de mierda.
        Tapó-y los güeyos cola mesma venda que-y apretaba l’estómagu y,  mentes consumía’l tiempu echáu naquella estera tan probe, ella   abrió un periódicu onde lleó la cayida d’una dictadura    d’allalantrones. Nun pudo más que felicitase en tremenda   paradoxa por sentise miembru d’una especie en desaniciu non poco  poblada.
–¿Qué faes?
–Lleo.
–Compártilo conmigo, por favor.
–Nunca.
        Él calló porque la venda tapó-y tamién la boca.
        Nun yera la primer vez que-y pidíen que lleera daqué nes   sesiones. Hasta dalgún llegó a sacar dalgún llibro na sala;  pareció-y ve-y la Filosofía del salonín a un rapaz aspirante a   actor. Tamién el vieyu profesor sorprendióla con La crucifixón  rosa de Miller. Tenía que ser implacable. Nada de llectures. Cualquier amateur de la dominación lo sabe.
        Ella vivía nuna sociedá qu’a priori nada tenía que ver con   aquélles onde dictadores, amigos y amantes facíen lo que   queríen. Vivía lloñe de sitios onde cultura ye pecáu, onde muyer   ye demoniu, onde moneda ye paraísu, onde se llimpien con procuru  altares y onde llibertá ye quimera.
        Vivía lloñe d’aquello, pero vivía nuna casa a la que diba  cualquiera que, mirando les páxines de contactos del periódicu, la alcontrara baxo’l so nome artísticu: Ama Profesional.
        El xuegu de la perversión frente a la perversa realidá.

sábado, 21 de enero de 2012

¿Tienes hora?


No me siento el pulso.
Es como cuando escribía probando todas las sensaciones; sólo que entonces lo hacía con lápices.
Ahora es diferente pero es lo mismo. Sólo que tengo que mirar dos veces  la tecla; antes tenía que mirar dos veces, tres, cuatro...se me nubla, bloqueo, no sé lo que digo. Hoy tengo opciones, formatos, fuentes... la de dios; pero sigue siendo lo mismo. Nebulosa, niebla, confusión... Vuelta  a atrás y cada vez más difícil: Has tocado la tecla que no era y cómo lo deshaces, no has puesto una Hache o una tilde, te has colado y te la han colado...una mierda...pero siempre lo mismo. Los que me entienden, me entienden,aunque no escriba bien ni tenga talento. Porque, por desgracia, tengo sentimientos; aunque sean las 3 y doce.

miércoles, 18 de enero de 2012

Botella vacía de mensajes.


Ya sé quién es.
Es guapo, rubio, con barbucia, culto, un poco pedante, elegante, polémico, risueño, valiente y osado. Es pijo, pero bueno, me mirará con altivez y me dará por el culo, pero yo le sacaré de quicio y me vengaré. Ya sé que un día dije que no quería volver a luchar, pero...me divierte.
Yo sé quién es y él no me conoce ni me conocerá.
Nunca nos sentaremos en una terraza en invierno sólo porque yo quiero fumar, ni pelearemos por conducir, ni competiremos por ver quién termina primero un libro, ni nos daremos largos besos mirando el mar. Nunca sabrá de mis miedos ni yo me podré reír de los suyos. Nunca me mirará con ternura ni con deseo ni con desdén...Nunca conocerá a los míos, ni sentirá mi tierra, ni velará mis sueños...Nunca escribirá para mí ni me pedirá que me ponga un vestido. Nunca le quitaré el sueño ni le dejaré el aroma de mi piel. Nunca respiraremos juntos porque nunca es nunca.
No sé quién es aunque le escribo.

sábado, 14 de enero de 2012

Concisa


Ser la chica que a todos gusta no es empresa sencilla. Regalar sonrisas no supone un esfuerzo pero cansa, escuchar historias e historietas enriquece pero aburre, participar con opiniones ocurrentes se agradece pero irrita, dejarse querer pero no tocar excita pero sobreexcita, dejarse tocar pero no querer es la consecuencia de ser la chica que a todos gusta...

domingo, 8 de enero de 2012

Intento de...


Yo también lo intento.
ser musa de lo decadente
amiga de mí misma
compañera de la ansiedad
azote de la violencia
ser yo mi mismo límite, mientras te busco
diciéndote: eres el tío más guapo de este bar
y me vuelvo sola
mi vulva sola
ya no palpita
sólo tiembla
ante el miedo;
bendito movimiento.

Mierda

sábado, 7 de enero de 2012

De amor y definición.


Lo que se hace cuando se quiere, es lo que nos define.

Se preguntaba a cuántas personas había querido y cómo se había comportado con ellas. Se hacía esa pregunta en un intento por conocerse más. Pensaba también en sus conocidos o cercanos, sobre todo en aquellos a los que creía buenas personas; pasándolos por el tamiz de esa frase, podría darse cuenta de si estaba en lo cierto o no.

Pensaba por ejemplo en una mujer fuerte, valiosa, superviviente. Ella se creía enamorada, locamente enamorada. En su delirio cayó en una espiral de humillaciones, broncas constantes, dardos que tiran si no a matar, si a herir...Todo eso en nombre del amor verdadero y de la frustración por no poder retenerlo. Ella dice querer y yo la creo. Hace cosas horribles en nombre de ese querer, pero esas cosas la definen como lo que es: fuerte, valiosa y superviviente. También podría cambiar el objetivo de su amor y quererse un poco a más a ella misma.

Otro ejemplo, otra mujer. En este caso el amor por su madre la convirtió en una persona entregada, desinteresada, sensible al dolor ajeno y sabia. Sabia por aprender a su lado que la vida, con su paso inexorable, es dura. Cuidar a una madre no es sólo la reacción de un quid pro quo, es también el movimiento natural de personas que quieren como ella: de manera entregada, desinteresada, sensible al dolor ajeno y sabia.

Dos ejemplos que no sé si serán suficientes para ilustrar la afirmación que encabeza, porque también piensa en otras personas que quieren mucho pero sólo a unos. Una especie de selección natural a lo humano. Madres que sólo adoran a sus hijas olvidándose de padres, hermanos o amigos. Hombres que conocen a una mujer después de toda una vida vivida y se olvidan de querer a todos los que lo siguen queriendo tras esa vida vivida, amigos que desconocen la lealtad y se deslumbran con el último que llega...

Queda claro que lo que hacemos cuando queremos nos define tanto para bien como para mal. Podemos ser obsesivos, generosos, caprichosos, buenos o malos. También podemos aprender a querer si nos damos cuenta de que no lo estamos haciendo bien.