domingo, 12 de abril de 2015

Tras tres meses

Silencio institucional.
Mutismo del habla.
Garganta quebrada por la conciencia. 
Eco introvertido
poso de todo lo antes tragado.
Parálisis.
Vértigo.
Miedo, al final.


No hay comentarios: