lunes, 18 de enero de 2016

Desvelada.


No cree poder perdonarle a la vida que le haya ido robando la inocencia. Un robo prolongado en el tiempo es una estafa y superar ese fraude parece imposible. Se fija en fotos no tan viejas como aquellas otras que revisita buscando el llanto. Se fija en fotos de hace unos siete años...suficientes para que haya descubierto el robo. O quizás sea solo crecer. Ese proceso natural en ella se torna revelación de la verdad y lejos de ser descubrimiento celebrado se convierte en la triste certeza de la vida. Crecer e ir despojándose de todo hasta tocar hueso y darse cuenta de que todo ha sido una auténtica mierda. Y una mentira.

2 comentarios:

Chitón dijo...

Se agradece el retorno. El desvelo se lleva mejor cuando se escribe.

Sara dijo...

Gracias por tus amables palabras.
Un saludo