domingo, 24 de junio de 2012

Más sonrisas que lágrimas.



La humillación es un arma eficaz para todos pero que sólo usan los que la saben usar. El protagonista de hoy debería ser un hombre, saliéndose de lo que es habitual por aquí, pero vuelve a ser una mujer. La razón es que es más fuerte lo que ella siente al ser o intentar ser humillada que lo experimentado por él mientras lo hacía.
 A él le vamos a presuponer cierto sentimiento de superioridad y de poder al ver la cara de ella, silenciosa en un rictus de pasmo, pero sobretodo viendo la iniciativa de ella, la de querer aclarar lo ocurrido. Poniendo en antecedentes, diré que pensó que ella se estaba riendo de él. Los carentes de sentido del humor suelen entender que las risas de los demás siempre están provocadas por ellos, no entendiendo luego que si bien ellos las provocan no son siempre el motivo de las mismas. Hasta aquí todo está claro. Ella se ríe, él se ofende, ella acude a aclararlo y él la humilla.
Supongo que todos pensaremos ahora que es un gilipollas.
Bien pensado: lo es.
Hablemos de ella de la que también podríamos pensar que es gilipollas por varios motivos. El primero es que deje que le afecte la reacción de un burro. El segundo que no discrimine dónde se puede bromear y con quién. El tercero que no gane en el fragor de la batalla. El cuarto que haya llorado en vez de seguir riéndose

miércoles, 20 de junio de 2012

Pariendo chorradas.



Hoy se ha dado cuenta de que sería una buena madre y de que quizás tener un hijo sea la única manera de no volver a sentirse ni sola ni desarraigada. Están tan vistos todos sus pensamientos y tan manidas todas sus crisis...Es tan previsible que tropieza con la misma piedra que tantos antes lo han hecho.

Es tan tópica que tendrá un hijo y luego una depresión postparto.

jueves, 14 de junio de 2012

Question tag.


¿Cuánto tiempo hace que no escribe de amor? El mismo que no lo siente.
¿Puede escribir algo que no sienta? No, por eso admira a los escritores; sobre todo a los de ficción.
¿Cómo definiría su obra? Una mentira frente a la verdad más absoluta.
¿Cree que le puede importar a alguien? ....
¿Está dispuesta a mostrar su alma? sí y sólo así.
¿Va a arriesgarse alguna vez? ...
Odia que la lleven a límites aunque sabe que si no es así, no va...y luego le gustan tanto...

lunes, 11 de junio de 2012

Programas sin audiencia.



 Cuando empezó a interesarse por la Literatura apreció enseguida cómo la fugacidad del tiempo y su paso obsesionaba a muchos autores convirtiéndose incluso en motivo de su obra. A ella le parecía llamativo pero no llegaba a entenderlo; también es verdad que cuenta que era de las que quería cumplir años para ir obteniendo lo que creía libertades. Dice que ahora es ella la que empieza a obsesionarse con eso de la fugacidad y más cuando piensa que ha programado su vida para vivir muchos años. No sabe si es por el ejemplo de casa donde ha convivido y coincidido con seres longevos con los que se ha encontrado muy cómoda; no obstante cuando era pequeña siempre le decían que era como una "vieyuca" o como una "paisanina"...
El caso es que su tempo es lento pese a que no siente haberlo desaprovechado. Es como aquello de que "hay un tiempo para todo" y ella respeta los suyos. El problema es que no se los respeten, que la enfermedad no lo haga o que la fortuna se convierta en infortunio. Si se muriese o enfermase ahora piensa que hay muchas cosas que todavía no ha hecho. Le pregunté por una y me dijo: enamorarme.
Nos reimos; sabemos que son tonterías. Pero ella insiste en que ha programado su vida para vivir muchos años y que eso es una inconsciencia más.
 No ve solución