lunes, 11 de junio de 2012

Programas sin audiencia.



 Cuando empezó a interesarse por la Literatura apreció enseguida cómo la fugacidad del tiempo y su paso obsesionaba a muchos autores convirtiéndose incluso en motivo de su obra. A ella le parecía llamativo pero no llegaba a entenderlo; también es verdad que cuenta que era de las que quería cumplir años para ir obteniendo lo que creía libertades. Dice que ahora es ella la que empieza a obsesionarse con eso de la fugacidad y más cuando piensa que ha programado su vida para vivir muchos años. No sabe si es por el ejemplo de casa donde ha convivido y coincidido con seres longevos con los que se ha encontrado muy cómoda; no obstante cuando era pequeña siempre le decían que era como una "vieyuca" o como una "paisanina"...
El caso es que su tempo es lento pese a que no siente haberlo desaprovechado. Es como aquello de que "hay un tiempo para todo" y ella respeta los suyos. El problema es que no se los respeten, que la enfermedad no lo haga o que la fortuna se convierta en infortunio. Si se muriese o enfermase ahora piensa que hay muchas cosas que todavía no ha hecho. Le pregunté por una y me dijo: enamorarme.
Nos reimos; sabemos que son tonterías. Pero ella insiste en que ha programado su vida para vivir muchos años y que eso es una inconsciencia más.
 No ve solución

7 comentarios:

kynikos dijo...

la sutileza con que deshojas a esa niña siempre me sorprende, enamora... y ella.

José Luis Moreno-Ruiz dijo...

Bueno, por suerte la obsesión también es fugaz, ¿no?
Yo sé bien que esto de los blogs es un coñazo, y muy aburrido, estéril y estúpido, además, pero me gustaría leerte con más frecuencia...
JL

Tranquilino González dijo...

Musa y metamusa y el problema del enamoramiento...que texto impecable...

Sara dijo...

Kynikos, es curioso que pienses que describo a una niña, porque en mi cabeza no la veo así. Muchas gracias por tus palabras.

José luis, cuánto tiempo y la misma ilusión!
Gracias

Tranquilino, bonito nombre...
al texto le falta alguna coma ahora que lo he vuelto a leer. No sé, le faltan tantas cosas...
Gracias.


Un abrazo y muchas gracias

Sara dijo...

La ilusión José Luis por volver a leerte, no por otra cosa, eh?
Me cuesta mucho acceder a tu blog; suelo acabar por perder la paciencia.
Un beso

kynikos dijo...

no sé por qué la imagino niña; sí es curioso.
por cómo parece descubrir el mundo, o cómo me lo descubres, por el brillo de inocencia, ternura con el que agudizas lo abyecto de fuera, la desnudez limpia, los ojos de pasmo que imagino acompañan la foto de perfil... ya te he dicho que enamora. y de dolores sofisticados no entiendo mucho.

Sara dijo...

Me encanta que lo sientas así
Gracias