jueves, 15 de septiembre de 2011

Disgrace, que no de Coetzee


Ay...
¿Por qué suspiras?
Ay......No pienses que siempre tengo palabras para todo; a veces, sólo tengo sonidos, dolores, angustias...
¿Nunca tienes alegrías?
Ay, claro que hay; pero...
¿Eres más feliz sintiendo así?
¿Me llamas trágica?
No me respondas con una pregunta. Dime, ¿te nutres con tus penas?
Ay...no tengo fuelle. ¿No ves que lo doy todo, que me entrego a fuego?
¿Lo haces para vaciarte?
No sé hacerlo de otra manera...
Eso es mentira: a mí me das lo justo, lo mínimo
Son mis miedos, entiéndeme...soy horrible, no quiero que me veas
Quieres quedarte sola con tus mierdas y machacarte, y ser así un personaje de novela. No digo que te falte entidad, pero a mí me faltan ganas de aguantarte. Prefieres ver porno que hacer el amor conmigo. Prefieres llorar sola a reirte con amigos, prefieres escribirle que hablarme, prefieres encerrarte y luego sales a lucirte...
Lo siento, NO PUEDO EVITARLO. Pero....te quiero.
Mentira.

7 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Creo que me vi a mi mismo hace tres días.

Rorschach dijo...

Muy buen texto, buen video.
Un saludo.

sara dijo...

Querido Joven llamado Cuervo, no sé cuál de las dos voces es peor...bueno sí; pero lo que es seguro es que las dos voces sufren.
Beso grande

Querido Rorschach, gracias, gracias. La canción está cantada en asturiano y el texto contado a dos voces que en el fondo es una.
Un saludo.

Anónimo dijo...

El libro de las frustraciones, Capítulo 1. "Coetzee en Chile", y como calcetinero adolescente, me quedé afuera esperando entrar...

sara dijo...

Si yo tuviese un Libro de Buenos Planes, ése podría ser el título del primer capítulo: Coetzee en Chile. Qué planazo.
Gracias, y pasa, por favor.

Ariadna dijo...

Nacho Vegas en asturiano, ahora si que has despertado mi infinita curiosidad.

Fantástico texto, toda una puñalada de verdades.

Mil besos.

Aka dijo...

Un diálogo impresionante. Me he visto reflejado en ambas voces en diferentes periodos de mi vida. El dolor nutriéndose de dolor hasta que se rompe el círculo.

Un abrazo