lunes, 21 de noviembre de 2011

Ni puto caso. Volumen II.


Escucha en la radio una canción de Shakira que dice "rabiosa" y se le pone una sonrisa en la cara. No puede evitar la relación y se acuerda de Mercedes Sosa y su "maza". Todo está mal para ella. Acostumbrada a sus desastres sentimentales (provocados a menudo por ella misma) y a sus bandazos emocionales, el trabajo siempre había sido ese remanso de rutina donde todo está controlado. Un giro empresarial supuso el primer tambaleo, pero aún así, todo seguía bien para ella porque su prestigio permanecía intocable. Segundo tambaleo, puede que definitivo: se siente cuestionada... Era su clavo ardiendo cuando todo iba mal: "seré muy mala, muy odiosa, muy rara pero soy buena en lo mío, me reconocen, me quieren..."Puede que en esto si se sobreestimase o puede que se estén confabulando los astros contra ella. Para colmo de males, lee en el horóscopo que tiene a Marte encima. Por qué será que no le sorprende que él siempre esté encima. Si pudiera reírse de todo, si supiera cómo no obsesionarse, cómo no hundirse...qué cosa fuera...
Supone que le toca ponerse las pilas, mover el culo que probablemente estuviera acomodado y empezar a hacer las cosas bien (porque sabe, claro que sabe). Podría empezar por escribir algo bueno que no le haga avergonzarse luego cuando lo lea.

5 comentarios:

C C rider dijo...

En esa posibilidad se ilumina una buena canción.

Ina dijo...

Pues a mi esto me parece un avance, lo siguiente será dejar de fumar.

Anónimo dijo...

creo que en reírse de todo está la clave.clara

FOLIE dijo...

Qué cosa cuando la medida de nuestra valía puede ser modificada por los otros... como dice ella en Pretty Woman, lo malo siempre es más fácil de creer, pero de ahí a que los demás vean la realidad con más certeza que nosotros y puedan hacer tambalearse nuestras percepciones... No sé, Shakira tiene motivos para estar rabiosa después de convertirse en algo que es todo menos la cantautora que era en un principio.
Mucha suerte y un beso.

Rorschach dijo...

Bella canción. No sé si es ficción o realidad, ¿qué importa desde fuera?
Fuerza y honor, lo demás carece de importancia.