viernes, 16 de mayo de 2014

Al sabor de una película: Lolita

Pequeña y grandiosa. Manipulación de la manipulada y perversión loca que convierte en maldito cuanto toca. Triunfo y derrota de un techo de cristal llamado moral. Costumbre normalizada de una mediocridad que ata y aprisiona. Cárcel para el más tonto de los locos. Libertad vengativa de la maldad traumática. 

4 comentarios:

José Luis Moreno-Ruiz dijo...

"Cárcel para el más tonto de los locos".
Es perfecto.
JL

Sara dijo...

Muchas gracias. Un afectuoso saludo.

Darío dijo...

Que muera la moral...

Sara dijo...

Sí?
La de quién?