martes, 24 de junio de 2014

Sino estelas en la mar

(...) A no ser que tampoco hables contigo misma- le dijo su voz.
El diálogo entre su voz y su silencio era ya una lucha descarnada que había acabado con la confusión ganando.