martes, 27 de abril de 2010

Je rêve de toi





Durante mucho tiempo las pesadillas fueron su única compañía nocturna. Consciente y subconsciente eran los únicos que se abrazaban en aquella cama. No es que extrañara Su compañía, ni Su calor, ni el roce de Sus peludas piernas, ni las inoportunas manos siempre oportunas para acariciar sus nalgas y pecho...Definitivamente le añoraba.Pero no le quedó otra que acostumbrarse a la cama con ausencia y entonces llegaron las pesadillas.


Invadieron su mundo nocturno y pronto quisieron hacerse también con el diurno. Recurrió a pastillas que a partir de entonces serían interesadas compañeras. Pastillas que encontraron en el alcohol a otro interesado compañero...Círculo de favores.


Un día, una noche se propuso dirigir su pesadilla. Pensó en David Lynch y se dijo: crearé mi propio universo con mi propio lenguaje; pensó en Polanski y se dijo: que no falte el morbo; pensó en Pollack y se dijo: danzad, danzad malditos pensamientos; pensó en Bertolucci y se dijo: convertiré el infierno en una fotografía perfecta...Y así siguió hasta que se durmió.


Cambiar las ovejitas por los directores. Coixet, Minghella, James Cameron la hubieron sumido en el sueño eterno.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena idea la de dirigir las pesadillas, y no solo como lo harian otros directores.
Dora rima con directora. Seguro que es capaz de dirigir sus sueños y transformarlos poco a poco, noche a noche, hasta que dejen de ser pesadillas y se conviertan en sueños de los otros, de los que no tienen ni nombre ( cual es el antonimo de pesadilla?).
Habra que poner un nombre a los sueños que nos hacen dormir y descansar com bebes, y nos hacen despertarnos contentos y con fuerzas.
Clara

Sara dijo...

Tus comentarios son remates perfectos.
Siempre positiva