lunes, 3 de mayo de 2010

Technologie de pointe












Los sentimientos complican el camino.

Las lágrimas son obstáculos y las risas nebulosas que confunden nuestros pasos.


Acudió a una Feria Internacional de robótica y nuevas tecnologías, y allí, viendo a aquellos pequeños autómatas deseó ser uno.


Fue invitada y asistió por pura cortesía ya que el tema era cuanto menos prosaico y alejado de su interés. Al marcharse, la nostalgia volvió.


Los recuerdos la perseguían últimamente; las ausencias se hacían eternas.

"No se puede pensar" le había recomendado alguien que la quería. Por eso envidió a todos aquellos robots de nombre tan simple como complejo su funcionamiento. Tomy, Jhon o Mary no lloraban nunca; tampoco reían. Vidas prefijadas y sin sufijos en -ón, mentes formateadas, movimientos calculados, cero improvisación, sangre corriendo por cables que anulan el instinto e incapacidad para crear vínculos más allá de obedecer órdenes.


Tan distintos a ella...





No hay comentarios: