martes, 25 de enero de 2011

Sombre

.
El animal que soy lejos de volverse manso siente correr la sangre por sus venas acelerando el ritmo de su corazón. He sido violenta y eso me convierte en bárbara. No encuentro descanso; violencia entraña violencia y yo soy fruto de esas entrañas. No sé respirar, no sé disfrutar. No ahogo los gritos que debería ahogar y me ahogo en su solo eco.
Corro desperadamente en un metro cuadrado en el que todo rebota pese a no ver las paredes. Me lesiono, me golpeo, sangro y no reacciono. Sé del peligro de llegar hasta el fondo y aun así salto al vacío. No me gusto. Ya no fluyo, mano. Nada se precipita pero yo me impaciento.

Siento la falta de caricias como golpes certeros.

Me tumbaré para no descansar mirando al techo esperando encontrar una luciérnaga que me alegre el día.


9 comentarios:

José Luis Moreno-Ruiz dijo...

Perdona que insista, pero eres muy buena.
Encantado de haber conocido tu blog.
Y no te admito que me des las gracias, caramba.
JL

Sara dijo...

Insiste, insiste...yo encantada.
Entonces sólo te diré Quid pro quo.
S

José Luis Moreno-Ruiz dijo...

Un honor que me haces.
JL

Clara dijo...

Una vez mas me encanta como esta escrito. Personalmente este texto me parece una cancion, como una de esas desgarradoras de Extremo (jejejeje Sara Iniesta, o Roberta Alvarez, no se).
Y como en esas canciones que tanto me gustan, siento que faltan la FELICIDAD y la PAZ interior.
Te mando un beso explosivo cargado de confetti rosa y de gominolas con pica-pica.(toma ya, no se de donde saque eso, por lo visto casi todo se pega)

Sara dijo...

jaja. ¿Confeti y gominolas con pica-pica? No, no, confeti rosa!! inaudito.
Supongo que ha tocado fiesta de cumpleaños.
jaja

Nietzsche dijo...

Gritos ahogados en una almohada. Debiéramos tener la posibilidad de destrozar algo hermoso en esas ocasiones.

Y sí, hay ausencias que son los golpes más certeros.

Sara dijo...

Nitzsche, yo creo que lo hacemos; siempre destrozamos algo en esas ocasiones.
Un beso.

Mariette dijo...

Suelo coger las frases que me han gustado mucho MUCHO del texto, mira:

"El animal que soy lejos de volverse manso siente correr la sangre por sus venas acelerando el ritmo de su corazón. He sido violenta y eso me convierte en bárbara. No encuentro descanso; violencia entraña violencia y yo soy fruto de esas entrañas. No sé respirar, no sé disfrutar. No ahogo los gritos que debería ahogar y me ahogo en su solo eco.
Corro desperadamente en un metro cuadrado en el que todo rebota pese a no ver las paredes. Me lesiono, me golpeo, sangro y no reacciono. Sé del peligro de llegar hasta el fondo y aun así salto al vacío. No me gusto. Ya no fluyo, mano. Nada se precipita pero yo me impaciento.

Siento la falta de caricias como golpes certeros.

Me tumbaré para no descansar mirando al techo esperando encontrar una luciérnaga que me alegre el día."

Entero. Muamua.

Mariette dijo...

Es verdad.

Mira, se ve que me gustó.