lunes, 3 de enero de 2011

Une jungle



Siempre tiene los pies helados. Frota uno contra otro o contra la pantorrilla de la pierna contraria. También, si está tumbada se contorsiona hasta meter el pie bajo el culo. Los mulos suelen ser un horno. Cuando el frío se hace cortante, se los agarra con las manos. Sus pies son muy suaves y pequeños pero fríos como el hielo. A veces, de fríos parecen húmedos.

Con el dedo gordo tocó la punta de Su nariz y de un respingo llegó hasta el centro de Su boca. Desde allí un calor encendido recorrió su empeine, subió por su pantorrilla, rodeó sus muslos e inhundó su entrepierna.

Cuando con Su lengua lamió sus dedos dejó de ser hielo para convertirse en llama. Todas las aguas se tornaron termales y el deshielo formó un paisaje natural bellísimo.

Naturaleza embriagadora.


2 comentarios:

Mariette dijo...

Muy sensual. Como siempre :)

Clara dijo...

YA SE SABE QUE PIES FRIOS, CORAZON CALIENTE. AQUI VEO LA LUZ ASOMAR, SE SIENTE EL AIRE FRESCO EN EL PELO, SE NOTAN EL FRIO Y EL CALOR, LAS GANAS, EL DESCUBRIMIENTO, O ESO CREO VER YO