lunes, 19 de diciembre de 2011

El fantasma de la promiscuidad


Mientras sus coetáneas y menos se quedan embarazadas, ella atesora enfermedades de transmisión sexual. Qué triste historia, una vez más. Y no lo es por su carencia reproductiva, lo es por su inexistente vida sexual que sólo asoma en forma de hongos, virus y escozores varios. Le dice una experta, doctora para más señas, que es lo que tiene la promiscuidad. Ella, asustada por la palabra, cuestiona la cifra que eleva dicha palabra. El número dado es 8. La verdad, piensa, es que sí que son muchos. 8 míseros polvos son suficientes para acabar prefiriendo la masturbación sin riesgos. Algunas mujeres cercanas se embarazan mientras  un hombre-amigo le cuenta que ha estado con unas dos mil mujeres en su vida. No puede evitar verlo como un transmisor en vez de como un fantasma.

15 comentarios:

Ina dijo...

Cuanta aprensión, así no hay quien folle.

El Joven llamado Cuervo dijo...

El fantasma del contagio!

Rorschach dijo...

Bueno, también te pueden masturbar con un condón de por medio. De todas formas en mi escala de valores prefiero la enfermedad de transmisión sexual antes que el hijo…xD
Cuídese señorita.

carmeloti dijo...

Bueno hay que cazar fantasmas, con dos mil fantasías, a las doctoras darle un correctivo neuronal, pues al fin y al cabo, no todas tenemos la misma historia, ni jugamos a montar familias.
Yo ni a favor ni en contra, ni puta ni santa, creo que la mamá virtuosa si es feliz un aplauso y desearle un buen parto. La libre que disfruta de su sexualidad, espero que lo haga desde su madurez y luego no se malviaje con ideas moralista. Y la que ni lo uno, ni lo otro pues también está bien y para los calores un buen vino blanco servido en copa para brindar por sus decisiones.

Ni jueces, ni victimas, ni abogados, ni culpables, todos somos parte de este juego que es la vida y cada quien que elija su personaje según le venga o convenga.

Volianihil dijo...

Algunos infectan con virus y otros con hijos, pero la historia viene a ser lo mismo.

Noelplebeyo dijo...

pues es que las enfermedades de fantasmas son muy peligrosas...

ha probado cambiar de costumbres sexuales ??? quiza así los hongos se asusten por los nuevos hábitos

FOLIE dijo...

Tiene huevos el asunto, y nunca mejor dicho. A ver, que cuanto más se está con tuberculosos, más probabilidades hay de que uno agarre el bacilo... pero no es condicio sine qua non para tenerla... Por si sirve de algo mi opinión, que también soy doctora, las ETS no son el castigo divino de hoy en día para las díscolas. Porque si habla de la promiscuidad como un factor de riesgo de contagio,desde la primera vez se es promiscuo. Lo de siempre o Virgen o Puta. Estamos apañaos...

Sara dijo...

Hola!
el texto pretendía tener su gracia pero ya veo que no ha sido así...

Anónimo dijo...

A mí me ha encantado. Yo creo que la cuestión es o ser doncella inocente o sirena, y Sarita es Sirena, y la otra! Y eso es bueno.

Rorschach dijo...

A mí me ha parecido gracioso, pon emoticons la próxima vez...xD

Ina dijo...

Una vez me dijeron que "el peor virus es ese al que tienes que ponerle nombre y comprarle ropa", eso tiene gracia xDD

Pothnia Theron dijo...

Ocho no son multitud...aunque sí suficientes como para ver más sugerente el autoerotismo. No obstante...son ciclos, uno acaba volviendo a los amantes intempestivos...

john desnvdo dijo...

A mí me dice el fantasma que vuelve el MIEDO a todo, la crisis que paraliza en lugar de dinamizar, de informar.
Saludos

javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nuage dijo...

Visto lo visto, el sexo conocido es el mejor... el mejor para reemplazarlo de vez en cuando, jajaja