martes, 28 de diciembre de 2010

Ego



¿Quién brinda conmigo?

¿Habrá alguien que me desee salud, que quiera celebrar bebiendo, que me mire a los ojos y sonría, que se rompa la cabeza buscando causas para el brindis o que me invite a tomar una copa?

Podríais decirme que me vaya con Dora, que hace mucho que no me cuenta nada; pero anda ocupada. Su última andanza es el colmo del egocentrismo: paseando por la ciudad y curioseando escaparates, descubrió una galería muy pequeña. Se fijó en el escaparate pero le supo a poco y metió sus ojos dentro. Encontró unos cuadros que pronto le llegaron y al lado un cartel: "Se hacen retratos por encargo". Los que estaban expuestos le encantaron, eran especiales; y rápido acudió la idea luminosa a su mente: uno suyo. Se fue dándole vueltas. Pronto estrenaría casa y ya pensaba en cómo decorarla. Se intentaba mentalizar de que menos es más, que no iba a recargar las pequeñas estancias, que sólo quería libros y flores y una gran fotografía en blanco, negro y gris de un cielo nublado como cabecera de su cama. También le rondaba la idea de colgar pequeños capiteles en la pared, pero acto seguido seguía soñando con un vestidor lleno de barras de ballet donde colgar vestidos y abrigos y seguía soñando con alguien que portase la herramienta para ayudarla...

En la casa familiar había muchas fotos suyas; siempre bromeaba con su madre sobre aquel mausoleo. Que en su casa hubiese un retrato, era más in, pero no dejaba de ser más de lo mismo. ¿Realmente se gustaba tanto? ¿Prefería un retrato a mirarse en los espejos?


Me gustaría saber qué brindis se inventaría para mí.

Yo brindo contigo por las hijas únicas y por el matriarcado.

Y Quid pro quo, Dora.

8 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Que pases unas felices fiestas y que la armonía, la paz y la felicidad entren en tu hogar.

un abrazo.

Clara dijo...

Yo brindo contigo, y con Dora.
O contigo Dora, y con Sara.
Os deseo salud, alegria y mucho amor a ambas dos.

Maiko 舞子 dijo...

Yo brindo contigo.
Que pases unos felices dias, ahora y para siempre.
Besos

FOLIE dijo...

A veces no nos queda más remedio que resignarnos a admitir que estamos embobados con ver nuestro rostro y nuestro nombre escrito por todos lados. Es peor disimularlo que pasarse las horas hablando con el espejo, a mi entender.
Que el brindis sea sincero, orgullosa de la mano que alza la copa, con la mirada curiosa hacia lo que nos rodea, y sin que importe casi lo que el cristal y las burbujas nos devuelvan reflejado.

X dijo...

Un auto retrato no es peor que un espejo. En el primero por lo menos estas siempre bien pienado.

Jesús dijo...

Con Wilde me he masturbado en alguna ocasión, con esta 'obra' y alguna otra, quizás más con Bernard Shaw; sin embargo, cada vez que veo un extracto de su versión filmada se despierta en mí cierta pulsión erectiva incontrolable. Cosas de la edad.

Yo brindo contigo no por el matriarcado ni por el patriarcado, por el onanismo egoísta. Con una botellita de suave y delicado whisky irlandés, por nuestro amigo, el indecente de Wilde.

Sara dijo...

Chin-chin.
Salud

cova dijo...

Brindo contigo Sara,por ser un encanto de mujer y mirar con sinceridad,por saber contar y escuchar,por mostrar tu desenfado cuando te apetece sin ningún pudor,por tu acogedora cercanía.
Brindo para que encuentres lo que deseas y que eso te haga muy feliz.
Un gran abrazo y un beso,de los de verdad.
Chin-chin Sara