miércoles, 15 de junio de 2011

Mito


De todos los mitos y leyendas, ella se quedaba con el de Lolita. No existía en toda la Cultura Clásica personaje que le suscitara tal fascinación. Y ella la hizo mito y leyenda.
Se acercaba la figura de lolita a la suya propia en que no había más pizca de intención en ellas que la de divertirse y la de no calibrar nunca las consecuencias que podían acarrear sus juegos.
Personas libres y sin ataduras, locas por seducir y ansiosas por ser seducidas.
Personas que conciben el tú a tú como un lance a muerte.
Mujeres siempre niñas
y niñas escondidas en curvas de mujer.
Dolores fue la matrona que asistió a su madre en el parto, y por ella, lleva su nombre. Es una Dolores ansiando ser una Lolita. Las uñas rojas coral, recortadas con los dientes; los vestidos con escote siempre en forma de corazón y frescas frutas estampadas. Volantes, guantes, turbantes, gafas...complementos perfectamente elegidos a juego con su perversión; a juego con su juego.
Dolores conquistó a su profesor de música tocando el arpa, a su monitor de natación mientras aprendía a lanzarse de cabeza, al enfermero de la escuela, cayéndose por las escaleras, al novio de su amiga, moviendo las caderas y al socorrista de la playa comiéndose un helado un día de lluvia estival.
Dolores era Lolita pero no porque lo ansiara sino porque la ansiaban.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La última frase creo que representa a la perfección el verdadero espíritu de Lolita.

Una entrada brillante, Sara. Diste en mi punto débil.

La cafetera de E.

sara dijo...

Muchas gracias,
un gusto encontrártelo..

NallA ZenitraM dijo...

De acuerdo con el anónimo... la última frase define totalmente el "concepto" lolita.
Me gusta como escribes. Gracias por pasarte por mi blog y seguirme, me has hecho descubrir el tuyo... que me parece muy interesante.
Saludos!

sara dijo...

Encantada,
un saludo

Mariette dijo...

Qué brisilla de primavera de mujer.