viernes, 17 de junio de 2011

Reducción al absurdo


Una mujer sola en una barra de moda. Ella disfrazada de sencilla y todos los demás presumiendo de algo que la mujer no alcanza a ver. Tontería que intenta aplastarla. La mujer se pregunta: ¿es menos una mujer sola que una cucaracha?
 Inevitablemente Kafka.
Inevitablemente sola.
La mujer podría matar gratis o seguir bebiendo sola.
Bebe sola y muere gratis.

5 comentarios:

Velero dijo...

Y se rompen las copas.

Me extraña que siguiese sola, al menos por fuera, durante mucho tiempo.

Saludos.

Javier dijo...

Una mujer sola siempre es sospechosa. Sólo los valientes se atreverían a acercarse.

Un saludo

F. dijo...

beber sola...mmmmmmm

tenemos parecido razonable? sii???

Diego Volianihil dijo...

La bebida es compañía.

Lucía dijo...

Me gustó mucho. Esa mujer estaba disparando sin balas a todo el farsante de su alrededor.

Saludos