jueves, 16 de septiembre de 2010

Abstinence



¿Qué tendrán los colegios de monjas de donde salen las niñas más putas pero más finas?

Cuando Dora era pequeña quería ser monja. Pensaba que era la única manera posible de ayudar a aquéllos que no tenían nada. Además era buena. Y además su abuela, cuando le dolía la barriga, le hacía la señal de la cruz sobre la tripa hasta que se le pasaba; también le hacía una manzanilla. En Semana Santa lloraba viendo a un hombre al que clavaban en una cruz después de someterle a vejaciones e injusticias. Además era un hombre muy guapo; flaco y con el pelo largo, como le siguen gustando. Hizo la comunión, y para ella significó una de sus primeras incursiones en el mundo artístico, ya que la ceremonia fue un auténtico musical. Cantaba todas las canciones con la boca bien abierta, a pleno pulmón, disfrutando. No le daba más sentido a todo aquello. Le gustaba Jesús por flaco, por melenudo, pero sobre todo por atormentado.

Su inocencia fue cediendo, y con ello las creencias desapareciendo.

La Literatura, los indígenas y la realidad hicieron que ya no quisiera ni ser monja, ni creer en dios. También la ciencia, que le explicó que si funcionaba lo de la señal de la cruz en la barriga es porque le ayudaba a expulsar gases.

Tampoco sabe exactamente cuándo dejó de ser buena, pese a que prometió en la puerta de una iglesia que lo iba a ser. Menos mal que lo hizo a la puerta y con los dedos cruzados.

En lo que más se parece a una monja es en su vida sexual, y eso pese a haber estudiado en un colegio de monjas.


4 comentarios:

FOLIE dijo...

Me ha encantado, me has hecho reír y pensar, como siempre, tan bittersweet (me encantaría escribírtelo en francés, pero lamentablemente no sé).
Benditas todas esas niñas pervertidas que transgredieron el mandato de ese dios que nunca las tuvo en cuenta. Benditas todas aquéllas que mientras buscan con los ojos, la cabeza, la piel o el corazón, encuentran con sus dedos.
Nunca pensé que, al menos por un segundo, envidiaría a las que fueron a un colegio de monjas...

Cova dijo...

Estoy de acuerdo con FOLIE,incumplir las normas es estupendo y a ciertas edades,casi obligatorio.
Me alegro por todas/os las que supieron pensar libremente y enfrentarse,sin pudor,a un lavado de cerebro tan censurador.
También por las/os que,simplemente, se dejaron llevar por lo que les apetecía en cada momento,sin cuestionarse si era moralmente correcto.
Discrepo en calificar de putas a las personas que disfrutan de su cuerpo y del de los demás.Y mucho menos a las mujeres...teniendo siempre que llevar doble carga de culpabilidad, en una iglesia católica tan machista como represora.
Besotes

Joe's blog dijo...

Hablo un pequeno poco espanol. Tu blog me gusta mucho!
I follow you!

Clara dijo...

RELIGION:Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

Por su propia definicion no parece
ni muy atractiva ,-dogma-
ni muy racional,-divinidad-
ni muy justa,-conducta individual-
ni muy acogedora,-temor-
ni muy civilizada,-sacrificio-
ni muy practica, -oracion-

La culpa de muchos de los grandes de la humanidad la tienen la religiones.Y sus instituciones claramente desfasadas, pero con un enorme poder politico, social y economico.

Yo creo que ya les vale con el negocio que tienen montado. Siglo XXI...porfapliiiiiis.