martes, 12 de abril de 2011

Hard Rock



Quizás ya no necesite escribirle. Ya se lo ha dicho todo y también le ha dicho de todo intentando provocar una reacción que no llega. Sabe que él la ha leído, pero intuye que no lo ha interiorizado. Él hará suyo aquello de que la ficción supera la realidad.

El fracaso es incluso peor que el desamor. El desamor dignifica mientras que el fracaso es tan mundano y mediocre. Un fracaso es una experiencia deseable para todo mortal; es bueno sentirse perdedor alguna vez y ayuda a comprender el movimiento del mundo.

Pero acumular fracasos es para ella envejecer.

Y envejecer con toda su carga peyorativa.

Quizás ya no necesite escribirle, pero lo seguirá haciendo. Igual que le seguirá llamando cada vez que se emborrache e igual que tocará su cabeza pensando en cómo él la acariciaba. Quizás ya no necesita escribirle, pero lo seguirá haciendo porque no fue ella quien decidió sacarlo de su vida, así que no lo ha sacado. El camino es unidireccional y es mejor: no hay choques. Seguirá escribiéndole porque le da la gana, porque quedan cosas por decir, por gritar. Y nunca volverá a leer palabras de amor porque sigue doliendo el fracaso. Y espera volver a sentir amor cuando sele quite el miedo al fracaso. Y espera que sigan alegrándose algunos cuando vean nocturnas llamadas con brillo etílico...


Porque los viejos roqueros nunca mueren...aunque acumulen fracasos.




6 comentarios:

Mariette dijo...

Sal de mi cabeza, ya.

(Hallelujah!)

David dijo...

Totalmente de acuerdo...

Saludos

joplin dijo...

Hombre...algún triunfo tendrá también en su repertorio.
Más de uno se alegrará de sus llamadas etílicas, seguro.
Puede que encuentres el amor en la próxima metáfora.
Besos.

Layla dijo...

los fracasos joden y desgastan, pero también pasan...[grande Patty Smith!]

FOLIE dijo...

Ama.

F. dijo...

joder coño...esto es mi vida ahora jajajaa

fuck. me . fuck