lunes, 2 de agosto de 2010

Macédoine



Se sentó frente a la ventana y se quedó mirando el paisaje.

Veía árboles frutales; se fijó en un melocotón verde que colgaba de una rama, y pareció sentir de repente el roce de su piel. Una piel peluda pero suave.

Desvió entonces su mirada hacia el limonar, y vio cómo un racimo resistía los envites del viento.

También pensó en él, que como el limón, refresca y amarga.



Caían a montones las manzanas del árbol. Deseó morder una como alguna vez hincó sus dientes en él.



Las ciruelas maduras se agolpaban en una caja junto al árbol; pegadas y rojas como estuvieron sus bocas un día.


Persistían las flores de las enredaderas. Se abrazaban a la pared como cual clavo ardiendo lo intentó ella con él.



Él le decía:- Me encanta cómo me abrazas

Ella le respondía:- No te abrazo, me aferro


Y así,igual que las frutas lo hacían a las ramas así lo había hecho ella; e igual que las frutas que se aferraban a las ramas, se había caído violentamente también.


Su cabeza debió golpear el suelo, porque le duró la conmoción; sus piernas se dañaron también, porque perdieron soltura a la hora de abrirse; algo se le debió de meter en los ojos, porque no veía con claridad; y sus brazos perdieron la fuerza para alguna vez volver a aferrarse.








8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es mi primera incursión en el mundo de Dora. Aún no sé si Dora tiene la textura del melocotón, el carácter del limón, la salud de la manzana o la pasión de la ciruela. O, como
me atrevo a aventurar, reúna todas estas cualidades en el mismo fruto. En cualquier caso creo que seguiré visitando a Dora. Un buen árbol al que aferrarse.
Ah, ¡y no traigáis flores! En su jardín ya hay lirios y rosas.

Un crujiente saludo.

Anónimo dijo...

Tout un verger de sensations, j´aurais tendance á ne pas vouloir m´éloigner de ton arbre, salade de fruit jolie, jolie, jolie...

Krimly dijo...

preciosas sensaciones a leer este texto,
gracias por compartirlo

saludos
My Cherry Gum

Sara dijo...

Recibir invitados, huéspedes, amor, alegría, palabras bonitas, amigos, lectores...siempre es maravilloso, y aunque yo no sea la perfecta anfitriona, me alegro muchísimo de que hayáis pasado por aquí y si decidís quedaros, me alegraré aún más.
A Krimly: que una chica estilosa se fije no sólo en lo bonito del envolotorio, hace que ese estilo luzca aún más.Gracias
A anónimo1: no sé si tu incursión se convertirá también en una excursión, pero me encantaría hacer una acompañada de alguien que dice tan bien lo que siente.
A anónimo2: je n'ai pas de mots suffisantes mais tu m'obligues à les chercher. Merci beaucoup

Anónimo dijo...

Je tiens á te remercier á mon tour pour tous les aimables commentaires que tu nous diriges, et non seulement pour la gentillesse de tes mots mais surtout pour la Beauté De Ton Geste.

Cova dijo...

Cuando veo lo bien que os expresáis, la "agudeza"con la que plasmáis en palabras los pensamientos,me resulta más complicado compartir mis opiniones de lo que me gustaría...Aun así intentaré rebuscar en mi cerebro adormilado...Me gustan las historias de Dora!!!
Espero que pronto la melancolía que emanan las historias que nos cuenta Dora,también dejen cabida a un poco de optimismo realista...Ánimo Dora!!! La vida es maravillosa.
Un besote Sara

cecilia de tacones rojos dijo...

baby I like it! "No te abrazo, me aferro" a mi me dicen eso y me desarman.besos golosos!

Sara dijo...

Cova: Hola! Da gusto leerte.
Cecilia de tacones rojos: Bienvenida!! Qué bueno que te pases por aquí. Aferrarse...uf ¿viste cómo acabó la pobre de escalabrada?

Un beso