jueves, 27 de mayo de 2010

Balafre







Mirándola fijamente a los ojos, le dijo que las cicatrices le parecían muy sexis. Lo de ella más que una cicatriz era un costurón, así que si todo era proporcional, tenía que parecerle muy sexi.

Rápidamente entendió que ya había comenzado el juego de la seducción y con él era como un baile: uno llevaba y el otro se dejaba llevar. Lo excitante para ella era que los papeles de intercambiasen, pero sabía que él o se dejaría o se resistiría. Finalmente huyó.

Y ella se preguntó que si sería porque le miró demasiado fijamente,o porque le dijo que para ella también eran tremendamente atractivas, que eran marcas de guerra y que le gustaba la guerra, o porque después de que le dijera que eran sexis, ella se recogió el pelo mostrándole toda la largura de su cuello, o porque quizás ella no entendió que no se trataba del juego de la seducción sino de un simple comentario educado, de hablar por no callar.

Era más consolador pensar que había huido de lo sublime, que por cierto era una de las últimas excusas que le habían dado.

¿Quiénes son más pringados, ellos o ella?
Como finalizaba Desnos uno de sus poemas favoritos: oH balances sentimentales.


TANTO SOÑÉ CONTIGOTanto soñé contigo que pierdes tu realidad.¿Todavía hay tiempo para alcanzar ese cuerpo vivo y besar sobre esa boca el nacimiento de la voz que quiero?Tanto soñé contigo que mis brazos habituados a cruzarse sobre mi pecho cuando abrazan tu sombra, quizá ya no podrían adaptarse al contorno de tu cuerpo.Y frente a la existencia real de aquello que me obsesiona y me gobierna desde hace días y años, seguramente me transformaré en sombra.Oh balances sentimentales.Tanto soñé contigo que seguramente ya no podré despertar.Duermo de pie, con mi cuerpo que se ofrece a todas lasapariencias de la vida y del amor y tú, la única que cuentaahora para mí, más difícil me resultará tocar tu frentey tus labios que los primeros labios y la primera frenteque encuentre.Tanto soñé contigo, tanto caminé, hablé, me tendí al lado de tu fantasma que ya no me resta sino ser fantasma entrelos fantasmas, y cien veces más sombra que la sombra quesiempre pasea alegremente por el cuadrante solar de tu vida.
A la mystérieuse ( Corps et Biens )

1 comentario:

Clara dijo...

Doras al poder, aunque lo sublime asuste a muchos.