sábado, 22 de mayo de 2010

Beauté







Musa.


Iba a posar para los estudiantes de 4º curso de Bellas Artes. ¿Vería así colmadas sus ansias egocéntricas?.

Llevó a cabo un ritual digno del té japonés. Se aseó con esmero, cuidando de enjabonar sus más íntimos pliegues. Se secó en una toalla perfumada y cubrió su cuerpo de polvos con borla. Quería alertar a sus instintos.


Se vistió paradójicamente rápido. Se echó un fino vestido de algodón gris por encima. Anudó su pelo en un moño y en un movimiento mecánico rodeó su cuello con un delicado pañuelo de seda.


Cuando llegó a la sala, el sol de la tarde caía sobre los ventanales. Notaba ya ojos clavados sobre ella. Era incapaz de asociarlos a caras. Sólo ojos, sólo miradas.


Tímidamente dio las buenas tardes y agradeció que el sol la cegase. Ejercía como de pantalla y sentía que ralentizaba sus movimientos y los dotaba de cierto cariz interpretativo.


De su bolsa sacó el quimono con el que cubrió parcialmente su lado izquierdo. El sol reflejado en la seda proyectaba imágenes en movimiento. Supo así abstraerse y entregarse.


Cuando una lágrima rodó por su rostro y se preguntó si sería por el sol, se dio cuenta de que era una lágrima de entrega. Y disfrutó del placer estético que aquella tarde unió para siempre a los allí reunidos.












4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola sara, soy gorka guantez, he visto que tu perfil se parece al mio, por lo que puedo ver eres una ninfa de la prosa, espero charlar con vos, un abrazo

Clara dijo...

Y que paso cuando Dora vio los distintos retratos con sus diferentes estilos, y en los que solo se podia reconocer haciendo un esfuerzo?
Pues desde el punto de vista de los demas aparecia como una mujer esplendida, bella, inspiradora, elegante, seductora, deseable y deseada.
Y ella que no queria ni echar un vistazo a los resultados...entonces se hubiera marchado con la misma idea que llego, pero ahora tenia una veintena de visiones nuevas sobre el mismo tema: Ella.

Sara dijo...

¿Vería así colmadas sus ansias?
Yo creo que no. Que nunca es suficiente para ella; que siempre va a querer más o encontrará algo en esos cuadros que no le guste de la imagen que proyecta en los demás.
Por eso no mira abiertamente. Aunque seguro que volverá a echarles no sólo un vistazo sino a escrutarlos para encontrar lo que sólo se lee entre líneas.
Gracias

Clara dijo...

Pues aunque encuentre algo que no le guste, cosa que es normal, quiza pueda recopilar todas las partes con las que le sorprenden, o con las que esta completamente de acuerdo, incluso las que no hubiera pensado en mil años. Tambien podria intentar cambiar las partes que mas le disgustan de esa proyeccion, pero, merecera realmente la pena cambiar para que otros nos vean mas a nuestro gusto? o sera mejor que Dora sea como es?, estando de acuerdo consigo misma y siendo fiel a sus bases...
Creo que seamos como seamos y hagamos lo que hagamos siempre habra gente que no este de acuerdo, que critique o que hable por hablar, asi que si por lo menos somos como somos y hacemos lo que queremos....pues si dicen que dizan