domingo, 3 de octubre de 2010

Curiosité



Se despertó con una sonrisa. Hacía tiempo que no le pasaba, y eso que la noche anterior había tenido un escarceo; que lejos de sacarle una sonrisa le colocó una mueca. Ya lo contará cuando lo encuentre gracioso.

Había soñado con el nacimiento de su hijo. Curiosamente el parto había sido asistido dentro de un coche por su padre (de ella que no de la criatura que obviamente sería hijo de madre soltera). Un parto que curiosamente no dolió; al recordarlo, lo rememora como si de tirar un pedo se hubiese tratado. Que su padre fuera la comadrona, que el parto no doliera , que hubiera parido a un niño con nombre propio y que pariera en un coche (escenario último del escarceo) le sorprendía poderosamente. Se alejaba de todo lo previsible.

Pero lo que hizo que se enganchara al sueño y que evitara despertarse fue que Antonio (nombre propio del niño) era un niño-koala. Un bebé pelón que se abrazó a ella desde que nació y que permació así durante todo el sueño, despertándole una sensación preciosa. Curiosamente no le molestaba, ni le pesaba, ni le impedía ir a ningún sitio. Fue en ese sueño donde se compró su primera moto, en la que montaba para ir a la playa con su madre y el niño-koala. Recuerda decir "ves mamá cómo me la tenía que haber comprado antes". También fue a un circo sin carpa, al aire libre, donde se sentía muy ágil con Antonio pegado a ella, pero sobre todo donde se sentía feliz. Recuerda también marcharse de vacaciones con unas amigas en furgoneta y su niño enganchado a ella como el koala al tronco.

No cree que sea la primera vez que sueñe con un parto, o con un hijo, o con su padre...pero sí es la primera vez que lo hace con un koala de nombre Antonio.

Fue un sueño lleno de ternura donde sintió el tacto como el sentido primordial y la unión y la fusión y la protección y el aferrarse en vez de abrazarse...




4 comentarios:

FOLIE dijo...

Absolutamente genial, Sara... me encanta esta conexión, esta cercanía que siento, este baile nuestro!

Clara dijo...

IDEALISMO + DESEO + INVENCION = IMAGINACION

PENSAMIENTO + VIVENCIAS = SUBCONSCIENTE

VERDAD + PERCEPCION = REALIDAD

IMAGINACION + SUBCONSCIENTE + REALIDAD = SUEÑO

FOLIE dijo...

Hoy no se me iba de la cabeza la canción que colgaste, je. Creo que un psicoanalista ortodoxo se relamería con ese sueño... tiene muchos ingredientes interesantísimos! Yo, que no soy ni psicoanalista ni ortodoxa, me quedo con la ternura de ese abrazo "koaliano". Dulces sueños...

Sara dijo...

Gracias Folie y Clara.
Un psicoanalista creo que es lo que me faltaba para volverme loca. Y si me relame ya ni te cuento...
Aunque parezca mentira, siempre me ha gustado la lógica; especialmente la reducción al absurdo. También he odiado las matemáticas: no me solían salir las cuentas.
Gracias a las dos.