viernes, 8 de julio de 2011

Sister morphine


Cientos de personajes acuden a su encuentro para expresar lo que ella necesita decir. Son todos mujeres. Aparentan ser muy distintas, con físicos que se oponen ocultando pasados históricos. Todas quieren ocupar el papel principal: el de la voz que hable por ella. No se trata de lograr un doblaje perfecto, ni una interpretación sublime...Va descartando a todas aquéllas que más se le parecen. Lo que busca es a alguien tras quien poder enmascararse y que no haga sospechar a nadie nunca que ella podría encontrarse detrás. Necesita un hombre o un hombro. Necesita un reflejo opaco. Entonces apareció él; el tipo que bien pudiera protagonizar tantos soliloquios. Tenía melena de mujer, cuerpo de guerrero, mirada de miope, boca de deseo y estaba derrotado. Se lo dijo su actitud, su sonrisa resignada y complaciente, sus manos inquietas, el cruce apretado de sus piernas, el desgarro de su voz y las cicatrices de sus brazos camufladas bajo tatuajes. ¿Por qué acudiría un extoxicómano a la llamada de su conciencia? Intrigada decidió preguntárselo. Él sólo le tomó la mano y la hizo recorrer el curso de sus venas encallecidas. Pasó los dedos sobre los dibujos notando el empuje de su sangre por aquellas cuencas profundas, rompiendo diques, fluyendo incontrolada. Él le dijo que había acudido a la llamada no de su conciencia, sino de su sangre. Que oyó el pálpito de su rabia, olió el aroma de su pérdida, probó el sabor de su frustración...y que eso los unía y le haría convertirse en el primer hombre que tomara su voz para gritar su odio.
No sabe cómo se llama, pero sabe que es él. El hombre de venas fosilizadas por las que la sangre no deja de correr. El que estando derrotado no disimula. El que viste las grietas de sus paredes de arte. El que ha roto su voz y su mirada. El que toca nervioso el mundo. El que quiso vivir en paraísos artificiales buscando a evas inexistentes.
 Es él el que hoy es ella.

5 comentarios:

Miguel dijo...

Sobre el atrezzo del post: Desde que encontré a Jolie Holland siempre que se menciona la morfina pienso en la misma canción.

http://www.youtube.com/watch?v=vh77zevm6cY

Por cierto... En blanco se lee mucho mejor, pero no sé... quizás se pierda algo de atmósfera. Qué complicado!

Ariadna dijo...

Increibles palabras con increible canción. Fantástico texto, gracias por compartirlo.

(please, sister morphine, turn my nightmares into dreams)

José Luis Moreno-Ruiz dijo...

Para mejor comprender la razón por la que tan grande y siempre bella Marianne Faithfull escribió la letra de esta canción, recomiendo a quien no la conozca su Autobiografía: hay en el libro, además, partes de absoluto descacharre, cuando la siempre aguda Marianne refiere las payaserías intrínsecas, extrínsecas y mediopensionistas de unas cuantas estrellas del pop-rock y todo eso.
Feliz y erótico sabbath, linda Sara.
JL

Mariette dijo...

Esta entrada me la pone dura. Metafóricamente, claro.
Creo que me gusta tanto el título y la frase en inglés de Ariadna que haré algo con ello.

Besos, amore.

Pothnia Theron dijo...

"Tocar nervioso el mundo" y saberse derrotado, dura mezcla para un buscador de evas. Que el choque no haya sido tan fuerte como para reabrir cicatrices,espero.

Besos!