jueves, 1 de julio de 2010

Faire une régression




Veía a su madre como la versión buena de sí misma.

¿Las especies irán mejorando o sólo adaptándose?

En su caso era claramente una adaptación.

Las mujeres de su familia se caracterizaban por su bondad, reconocida por el vecindario, del que ya se sabe su común malidicencia. De ella los vecinos podían decir que le gustaban mucho los vestidos y que tenía muchos amiguinos desde bien pequeña.

Vivir en una zona alejada es lo que tiene, necesitas conocer gente para que te acerquen. La otra opción es la que hizo de sus piernas un par de buenas piernas.

El caso es que pensó que su raza iba en detrimento con ella como única superviviente. Todo vino fruto de una reflexión sobre la maternidad y el parecido materno-filial. Recordó a un novio que parecía estar más enamorado de su madre que de ella misma. Su madre era ella pero sin sus defectos.Parece una perversión y quién sabe si lo sería. . La mujer que no sólo le dio forma sino esencia. Pero como si de un Frankeinstein se tratara, la bondad y la nobleza se habían trasformado en malicia y desconfinza. La belleza y la razón en simple atractivo y pasión. La buena conducta y la resignación, en descarrío y rebeldía. La fidelidad y el compromiso, en una devota soltera. La buena gastronomía, en sólo me gusta comer y no cocinar...

Pura adaptación al medio, a los medios(medianos, mediocres, medianías...)



6 comentarios:

la chica de las biscotelas dijo...

hace poco hablaba con la niña Helena precisamente de eso, de las madres...

Helenaconh dijo...

que cosa más triste

javier dijo...

Esto merece un comentario con calma. Por la noche me sentaré a escribir cuatro cosas para que espabiles. A los que te extrañamos nos gustaría al menos saber que estás contenta. El próximo texto que sea para partirse. Un besazo.

Sara dijo...

¿Os parece triste un elogio a las madres?
Gracias por ayudarme a construir este blog.

Helenaconh dijo...

Me parece triste ver a la madre como la versión buena de una "como si de un Frankeinstein se tratara". Lo triste es lo que veo debajo del elogio.
Nos ayudas tú a construirlo. Gracias.

javier dijo...

Te noto nostálgica y ... ¿autobiográfica?
No creo que sea ilusión de ninguna madre verse clonada en una hija. Pero sí la veo ilusionada al mirarla y ver que es única y diferente, que es algo genuino, que es una pieza irrepetible.
En el fondo lo único que le importa a una madre es tener la certeza de que su hija es feliz. Lo demás son tonterías. Eso hace tiempo ya que lo han aprendido.

Te dejo con la letra de la canción de Víctor Manuel "CADA UNO ES COMO ES ":

"Cada uno es como es y no hay nada que hacer
morenos, gordos, flacas, al detalle o a granel,
esclavos, lujuriosos, robaperas, demodés;
por techo las estrellas o con estrellas a sus pies.
Cada uno es como es y no hay nada que hacer
aquel que todo mira o el que nada quiere ver
imberbes, virtuosos, con más plumas que Luzbel
el muy triste o los que hacen de su vida un cascabel.
Todos distintos, iguales
buscando lo mismo sin saber bien qué...
Si alguien nos dice te quiero
aunque sea mentira se debe creer.
Cada uno es como es y no hay nada que hacer
los ciegos y los sordos también buscan en tropel
sonidos y miradas que hay debajo de la piel
que dan hambre al hambriento y al sediento le dan sed.
Cada uno es como es y no hay nada que hacer
si reventara todo volveríamos a nacer
queriendo que nos quieran y angustiados por saber
pasa un siglo y otro siglo y mañana ya es ayer.
Todos distintos, iguales
buscando lo mismo sin saber bien qué...
Si alguien nos dice te quiero
aunque sea mentira se debe creer."

Gracias por mantenernos vivos con tus desvelos.
Hasta pronto.